Centro Virtual Cervantes
Literatura

Escritores > Juan Ramón Jiménez > Cronología. 1937-1958
Juan Ramón Jiménez

1937-1958: El exilio

Exilio de Juan Ramón que duró hasta el fin de su vida; años transcurridos en en Cuba, Miami, Maryland y Puerto Rico, donde murió a los setenta y siete años. Concesión del Premio Nobel de Literatura en 1956. Es el periodo considerado por la crítica como la «etapa mística» de Juan Ramón. Escribe obras tan importantes como Lírica de una Atlántida, Animal de fondo, y los poemas cósmicos Espacio y Tiempo.

1937

El matrimonio marcha a Cuba donde Juan Ramón lee tres conferencias: «El trabajo gustoso», «El espíritu de la poesía española contemporánea» y «Evocación de Valle-Inclán». Las tres conferencias fueron publicadas por la revista Ultra, en su edición de enero-febrero de 1937.

1938

El sobrino de Juan Ramón, Juan Ramón Jiménez Bayo, muere el trece de abril en el frente de Teruel. Según declaración de Zenobia: «El dolor dejó a Juan Ramón absolutamente estéril por casi año y medio» (Zenobia, Diario 2, Madrid: Alianza, 1995, pág. 150).

[Fotografía] Juan Ramón y Zenobia.

Juan Ramón y Zenobia. © Herederos de Juan Ramón Jiménez.

1939

El matrimonio Jiménez marcha a Estados Unidos y fija su residencia en Miami. Allí realizan actos públicos a favor de los exiliados republicanos españoles en Francia. Ese mismo año saquean el piso de la calle Padilla de Madrid, y roban los libros, manuscritos y pertenencias del poeta y de su mujer. Juan Ramón comienza a escribir los Romances de Coral Gables (1939-1942).

1940

A finales de este año, Juan Ramón Jiménez ingresa en el hospital de la Universidad de Miami a causa de una depresión nerviosa.

1941

Al salir del hospital, el poeta tiene una visión cósmica que le dicta dos poemas fundamentales en la última etapa de su poesía: Tiempo y Espacio. Esta nueva fase poética es la más autobiográfica, hasta el punto que tales prosas pueden leerse como su autobiografía lírica. Además, el concepto de belleza juanramoniano había ido evolucionando hacia la filosofía. Como para Walt Whitman, la lírica juanramoniana estará ahora en función de una metafísica que explique, por medio de símbolos, la relación de las personas con el universo.

1942

Los Jiménez marchan a Washington. Juan Ramón prepara un ciclo de lecturas poéticas por radio. Se publica su libro de retratos líricos Españoles de tres mundos y comienza a escribir Una colina meridiana (1942-1950).

1943

Cuadernos americanos de México publica las dos primeras estrofas del poema «Espacio» en verso libre. Una vez más Juan Ramón se pone a ordenar su obra y trabaja en varios proyectos de publicación.

1944-1946

Zenobia y Juan Ramón son contratados como profesores por la Universidad de Maryland. Se reeditan Estío, Eternidades y una Antolojía poética. En Maryland, Juan Ramón dicta clases y continúa trabajando en su obra. Losada edita en 1946 Poesía y La estación total con las canciones de la nueva luz. En 1946 Juan Ramón sufre una depresión nerviosa y es trasladado al hospital de Takoma Park.

1947

Los Jiménez se trasladan cerca de la Universidad de Maryland, en Riverdale donde compran una casa al lado de una clínica. Esa Nochebuena, Radio Nacional de España le dedica a Juan Ramón un programa donde participan varios poetas e intelectuales españoles. Se titulaba, «Nostalgia de Juan Ramón».

1948

Se publican los Romances de Coral Gables en México, y Losada reedita Piedra y cielo y el Diario de poeta y mar (El diario de un poeta recién casado). Entre agosto y noviembre viajan los Jiménez a la Argentina y a Uruguay por mar. A su llegada Juan Ramón es acogido por una multitud de gente que va a esperarlo al muelle.

Lee varias conferencias y comienza a escribir Animal de fondo.

Ínsula solicita el Premio Nobel para Juan Ramón.

1949

Pleamar publica Animal de fondo, adelanto del libro Dios deseado y deseante. Es éste un libro místico, dedicado al dios/conciencia juanramoniano, concebido por el poeta de Moguer como el logro de su aspiración poética:

Todos vamos, tranquilos, trabajando:
el maquinista, fogueando; el vijilante,
datando; el timonel, guiando;
el pintor, pintando; el radiotelegrafista,
escucheando; el carpintero, martillando;
el capitán, dictando; la mujer,
cuidando, suspirando, palpitando.

…Y yo, dios deseante, deseando;
yo que te estoy llenando, en amoroso
llenar, en última conciencia mía,
como el sol o la luna, dios,
de un mundo todo uno para todos.

JRJ, Animal de fondo

1950

Una fuerte depresión nerviosa, debida a su condición de exiliado y al intenso trabajo, obliga a internar a Juan Ramón en varios hospitales de Washington, y en el Johns Hopkins Hospital de Baltimore.

En noviembre los Jiménez viajan a Puerto Rico, esperando que el encuentro con un clima benigno y con el idioma español saque al poeta de su abatimiento.

1951

Se alojan en un sanatorio psiquiátrico dirigido por el doctor García Madrid. Zenobia dicta clases en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y Juan Ramón comienza a escribir De ríos que se van.

A finales de año Zenobia se traslada a Boston para ser operada de cáncer.

1953

Juan Ramón imparte en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, un seminario sobre el Modernismo, mientras Zenobia sigue luchando contra el cáncer.

El matrimonio se establece en una casita cerca de la universidad, en Hato Rey. El poeta trabaja en un proyecto de su obra completa, organizada en siete grandes volúmenes: Leyenda (su poesía), Historia (prosa lírica), Política (ensayo y crítica), Ideología (aforismos), Carta, Traducción y Complemento. Una selección de estos siete libros aparecerá en La tercera antolojía poética (1898-1953), libro publicado póstumamente.

1954

Se publica en la Revista de poesía española el poema «Espacio» en su versión definitiva: tres estrofas escritas en prosa. Juan Ramón lee varias conferencias en la Universidad de Puerto Rico y comienza un nuevo proyecto de prosificación de su obra en verso. A finales de ese año es hospitalizado de nuevo debido a una fuerte crisis depresiva.

La Universidad de Maryland solicita el Premio Nobel para Juan Ramón.

1956

Se crea la sala Zenobia-Juan Ramón en la biblioteca de la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras. En Moguer se establece la Casa Municipal de Cultura Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Zenobia empeora y es internada en la clínica Mimiya de Santurce, ya que no es posible una nueva intervención quirúrgica.

[Fotografía] Juan Ramón Jiménez.

Juan Ramón Jiménez.

El 25 de octubre, dos días antes de la muerte de Zenobia, Juan Ramón recibe el Premio Nobel de Literatura: «Por su pureza lírica, que constituye, en lengua española, un ejemplo de alta espiritualidad y de pureza artística». El profesor Jaime Benítez, rector de la Universidad de Puerto Rico, viaja a Suecia y recoge en Estocolmo el premio en nombre del poeta, quien se lo dedica a su mujer.

1957

Juan Ramón se encierra en su casa durante meses y no quiere ver a nadie. Se recupera gracias a la intervención y cuidados profesionales de la enfermera María Emilia Guzmán, quien lucha contra la depresión y la actitud terca de Juan Ramón hasta devolverle la salud y la lucidez, aunque no la alegría.

A partir de ese momento pasa sus tardes en la Sala Zenobia-Juan Ramón de la biblioteca y allí quería siempre oír una cinta grabada con la voz de Zenobia recitando algunos poemas. Durante todo este tiempo, todos sus archivos, sus libros y papeles son trasladados a esta sala.

1958

En febrero, Juan Ramón sufre una caída, en la que se fractura la cadera derecha. Es operado y se recupera prontamente, aunque permanece en una silla de ruedas en el hospital de Hato Tejas. Allí lo visitan don Juan de Borbón, y el alcalde de Madrid. Su sobrino, Francisco Hernández-Pinzón, regresó a Puerto Rico para estar cerca de Juan Ramón e intentar llevárselo a España con su familia. Hubo una polémica entre los administradores de la universidad que querían que Juan Ramón permaneciera en Puerto Rico y su sobrino que quería llevarlo con él para que no estuviese solo. Juan Ramón, que por su salud no tenía fuerzas para tener disgustos de ningún tipo, dijo que quería quedarse cerca de la tumba de Zenobia.

Muy pronto después, el 26 de mayo, Juan Ramón enfermó de bronconeumonía y fue llevado a la clínica Mimiya de Santurce, la misma donde había estado ingresada su esposa antes de morir. El 28 por la noche empezó a agonizar. Llamaba a su madre y mencionaba a Moguer. Minutos antes de las cinco de la madrugada fallecía, acompañado de su sobrino Francisco Hernández-Pinzón y de algunos dignatarios puertorriqueños.

Tras su muerte, Francisco Hernández-Pinzón hizo los preparativos para trasladar en avión los féretros de Juan Ramón y Zenobia, los cuales llegaron a Madrid el 4 de junio. En Madrid fueron recibidos por la familia del poeta, autoridades, amigos, periodistas, académicos y público en general. La comitiva fúnebre marchó por carretera a Moguer, pasando por Sevilla. El 6 de junio, los restos mortales de Juan Ramón y Zenobia recibieron sepultura en el cementerio moguereño de Jesús. En el testamento, Juan Ramón había legado a partes iguales el importe del Premio Nobel a su Casa-Museo de Moguer y a la Sala Zenobia Juan Ramón de la Universidad de Puerto Rico, uniendo así España y América, los dos lugares donde discurrió su vida.

Nada más apropiado para cerrar esta cronología que las líneas con las que termina «Espacio», el poema cumbre de su obra última, poema de amor dedicado a la conciencia, canto desgarrador, bellísimo y único en nuestras letras, escrito por un hombre que se había enamorado del mundo y quería seguir existiendo para cantarlo en su obra.

Conciencia…Conciencia, yo, el tercero, el caído, te digo a ti (¿me oyes, conciencia?). Cuando tú quedes libre de este cuerpo, cuando te esparzas en lo otro (¿qué es lo otro?), ¿te acordarás de mí con amor hondo; ese amor hondo que yo creo que tú, mi tú y mi cuerpo se han tenido... Dime tú todavía: ¿No te apena dejarme? ¿Y por qué te has de ir de mí, conciencia? ¿No te gustó mi vida?... ¿Y te has de ir de mí tú, tú a integrarte en un dios, en otro dios que este que somos mientras tú estás en mí, como de Dios?

JRJ, Espacio

Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es