Centro Virtual Cervantes
Literatura

Clásicos hispánicos > Don Quijote > Edición. Primera parte > Capítulo XXV (4 de 5)
Don Quijote de la Mancha

Capítulo XXV
Que trata de las estrañas cosas que en Sierra Morena sucedieron al valiente caballero de la Mancha, y de la imitación que hizo a la penitencia de Beltenebros (4 de 5)

—Y la libranza pollinescaXXXVI también78 —añadió Sancho.

—Todo irá inserto —dijo don Quijote—; y sería bueno, ya que no hay papel, que la escribiésemos, como hacían los antiguos, en hojas de árboles o en unas tablitas de cera79, aunque tan dificultoso será hallarse eso ahora como el papel. Mas ya me ha venido a la memoria dónde será bien, y aun más que bien, escribilla, que es en el librillo de memoria que fue de Cardenio, y tú tendrás cuidado de hacerla trasladar en papel, de buenaXXXVII letra, en el primer lugar que hallares donde haya maestro de escuela de muchachos, o, si no, cualquiera sacristán te la trasladará; y no se la des a trasladar a ningún escribano, que hacen letra procesada80, que no la entenderá Satanás.

—Pues ¿qué se ha de hacer de la firma? —dijo Sancho.

—Nunca las cartas de Amadís se firmanXXXVIII —respondió don Quijote.

—Está bien —respondió Sancho—, pero la libranza forzosamente se ha de firmar, y esa, si se traslada, dirán que la firma es falsa y quedaréme sin pollinos.

—La libranza irá en el mesmo librillo firmada, que en viéndola mi sobrina no pondrá dificultad en cumplilla. Y en lo que toca a la carta de amores, pondrás por firma: «Vuestro hasta la muerte, el Caballero de la Triste Figura». Y hará poco al caso que vaya de mano ajena, porque, a lo que yo me sé acordar, Dulcinea no sabe escribir ni leer81 y en toda su vida ha visto letra mía ni carta mía, porque mis amores y los suyos han sido siempre platónicos, sin estenderse a más que a un honesto mirar. Y aun esto tan de cuando en cuando, que osaré jurar con verdad que en doce años que ha que la quiero más que a la lumbre destos ojos que hanXXXIX de comer la tierra, no la he visto cuatro veces, y aun podrá ser que destas cuatro veces no hubiese ella echado de ver la una que la miraba: tal es el recato y encerramiento con que sus padresXL, Lorenzo Corchuelo y su madre Aldonza Nogales, la han criado.

—¡Ta, ta! —dijo Sancho—. ¿Que la hija de Lorenzo Corchuelo es la señora Dulcinea del Toboso, llamada por otro nombre Aldonza Lorenzo82?

—Esa es —dijo don Quijote—, y es la que merece ser señora de todo el universo.

—Bien la conozco —dijo Sancho—, y sé decir que tira tan bien una barra como el más forzudo zagal de todo el pueblo83. ¡Vive el Dador, que es moza de chapa, hecha y derecha y de pelo en pechoXLI, y que puede sacar la barba del lodo a cualquier caballero andante o por andar que la tuviere por señora84! ¡Oh hideputa, qué rejo que tiene, y qué voz85! Sé decir que se puso un día encima del campanario del aldea a llamar unos zagales suyos que andaban en un barbecho de su padre86, y, aunque estaban de allí más de media legua, así la oyeron como si estuvieran al pie de la torre. Y lo mejor que tiene es que no es nada melindrosa, porque tiene mucho de cortesana87: con todos se burla y de todo hace mueca y donaire. Ahora digo, señor Caballero de la Triste Figura, que no solamente puede y debe vuestra merced hacer locuras por ella, sino que con justo título puede desesperarse y ahorcarse, que nadie habrá que lo sepa que no diga que hizo demasiado de bien, puesto que le lleve el diablo88. Y querría ya verme en camino, solo por vella, que ha muchos días que no la veo y debe de estar ya trocada, porque gasta mucho la faz de las mujeres andar siempre al campo, al sol y al aire. Y confieso a vuestra merced una verdad, señor don Quijote: que hasta aquí he estado en una grande ignorancia, que pensaba bien y fielmente que la señora Dulcinea debía de ser alguna princesa de quien vuestra merced estaba enamorado, o alguna persona tal, que mereciese los ricos presentes que vuestra merced le ha enviado, así el del vizcaíno como el de los galeotes, y otros muchos que deben ser, según deben de ser muchas las vitorias que vuestra merced ha ganado y ganó en el tiempo que yo aún no era su escudero. Pero, bien considerado, ¿qué se le ha de dar a la señora Aldonza Lorenzo, digo, a la señora Dulcinea del Toboso, de que se le vayan a hincar de rodillas delante della los vencidos que vuestra merced le envíaXLII y ha de enviar? Porque podría ser que al tiempo que ellos llegasen estuviese ella rastrillando lino o trillando en las eras89, y ellos se corriesen de verla, y ella se riese y enfadase del presente.

—Ya te tengo dicho antes de agora muchas veces, Sancho —dijo don Quijote—, que eres muy grande hablador y que, aunque de ingenio boto, muchas veces despuntas de agudo90; mas para que veas cuán necio eres tú y cuán discreto soy yo, quiero que me oyasXLIII un breve cuento. Has de saber que una viuda hermosa, moza, libre y rica, y sobre todo desenfadada, se enamoró de un mozo motilón91, rollizo y de buen tomo; alcanzólo a saber su mayorXLIV, 92, y un día dijo a la buena viuda, por vía de fraternal reprehensión93: «Maravillado estoy, señora, y no sin mucha causa, de que una mujer tan principal, tan hermosa y tan rica como vuestra merced se haya enamorado de un hombre tan soez, tan bajo y tan idiota como fulano94, habiendo en esta casa tantos maestros, tantos presentados y tantos teólogos95, en quien vuestra merced pudiera escoger como entre peras, y decir: Este quiero, aqueste no quiero». Mas ella le respondió con mucho donaire y desenvoltura: «Vuestra merced, señor mío, está muy engañado y piensa muy a lo antiguo, si piensa que yo he escogido mal en fulano por idiota que le parece; pues para lo que yo le quiero, tanta filosofía sabe y más que Aristóteles»96. Así que, Sancho, por lo que yo quiero a Dulcinea del Toboso97, tanto vale como la más alta princesa de la tierra. Sí, que no todos los poetas que alabanXLV damas debajo de un nombre que ellos a su albedrío les ponen98, es verdad que las tienenXLVI. ¿Piensas tú que las AmarilisXLVII, las FilisXLVIII, las Silvias, las Dianas, las Galateas, las Fílidas y otras tales99 de que los libros, los romances, las tiendas de los barberos100, los teatros de las comedias están llenos, fueron verdaderamente damas de carne y hueso, y de aquellos que las celebran y celebraron? No, por cierto, sino que las másXLIX se las fingen por dar subjeto a sus versos101 y porque los tengan por enamorados y por hombres que tienen valor para serlo. Y, así, bástame a mí pensar y creer que la buena de Aldonza Lorenzo es hermosa y honesta, y en lo del linaje, importa poco, que no han de ir a hacer la información dél para darle algún hábito102, y yo me hago cuenta que es la más alta princesa del mundo. Porque has de saber, Sancho, si no lo sabes, que dos cosas solas incitan a amar, más que otras, que son la mucha hermosura y la buena fama, y estas dos cosas se hallan consumadamente en Dulcinea, porque en ser hermosa, ninguna le iguala, y en la buena fama, pocas le llegan. Y para concluir con todo, yo imagino que todo lo que digo es así, sin que sobre ni falte nada, y píntola en mi imaginación como la deseo, así en la belleza como en la principalidad, y ni la llega Elena, ni la alcanza Lucrecia103, ni otra alguna de las famosas mujeres de las edades pretéritas, griega, bárbara o latina. Y diga cada uno lo que quisiere; que si por esto fuere reprehendido de los ignorantes, no seré castigado de los rigurosos104.

—Digo que en todo tiene vuestra merced razón —respondió Sancho— y que yo soyL un asno. Mas no sé yo para qué nombro asno en mi boca, pues no se ha de mentar la soga en casa del ahorcado105. Pero venga la carta, y a Dios, que me mudo106.

Notas:

  • (78) Se refiere a la letra de cambio que DQ promete a Sancho en el añadido a I, 23 (véase 250, n. 18), para consolarle del robo del asno. º volver
  • (79) La noticia estaba en la Silva de varia lección de Pedro Mexía. º volver
  • (80) ‘escritura procesal’, tipo de escritura cursiva que empleaban los escribanos para los procesos y escrituras, con caracteres muy estirados y ligados, para ocupar espacio; es de muy difícil lectura. º volver
  • (81) Se ha notado al propósito que saber leer y escribir podía ser interpretado como un desdoro. º volver
  • (82) Se renueva aquí, con explicaciones más precisas, la identificación entre Dulcinea y Aldonza Lorenzo que se había bosquejado en I, 1, 44. º volver
  • (83) tirar la barra: ‘juego rural que consiste en arrojar un rejón con puntas afiladas, unas veces lo más lejos posible, otras a un lugar determinado, con estilos diversos’. º volver
  • (84) El Dador, por antonomasia, es Dios; Vive el Dador, como fórmula de juramento, se encuentra siempre en boca de gente baja; moza de chapa: ‘de buenas cualidades’ (II, 21, 802, n. 8); de pelo en pecho: ‘valiente’; sacar la barba [o el pie] del lodo a...: ‘sacar de cualquier aprieto’. º volver
  • (85) hideputa se puede interpretar como exclamación ponderativa de lo que viene a continuación; rejo: ‘complexión fuerte, talle robusto’. º volver
  • (86) barbecho: ‘tierra que se labra y cuida, pero que se deja sin sembrar, preparándola para la temporada siguiente’. º volver
  • (87) cortesana puede tener tanto el valor renacentista de ‘mujer cortés’ como significar ‘prostituta’ (II, 8, 689, n. 27). La justificación de Sancho continúa la dilogía: burlar con alguien es, también, ‘tener trato amoroso’. º volver
  • (88) ‘se comportó muy bien, aunque vaya al infierno’. volver
  • (89) ‘cardando el lino o golpeando la mies para separar el grano’; es posible un significado obsceno, que explicaría la respuesta de DQ. volver
  • (90) ‘aunque eres torpe de ingenio, muchas veces te pasas de listo’; boto: ‘romo’; despuntar de agudo: ‘romperse la punta de puro fina’. º volver
  • (91) ‘fraile lego’; se llamaban así porque tenían el pelo rapado en redondo, sin tonsura. º volver
  • (92) ‘su superior en el convento’. º volver
  • (93) ‘a modo de reprensión áspera, como propia de frailes’. º volver
  • (94) ‘ignorante, sin letras’. º volver
  • (95) presentados: ‘frailes licenciados en teología que esperan el grado de maestro’. º volver
  • (96) El cuento que relata DQ debía de ser popular; se alude a alguna otra versión en La casa de los celos y en La cueva de Salamanca. º volver
  • (97) por lo que: ‘para lo que’. º volver
  • (98) Sí, que puede ser un calco del italiano sicché. º volver
  • (99) Nombres bucólicos y tópicos de la literatura pastoril española (II, 73, 1214).XLVIII, º volver
  • (100) Los barberos tenían fama de tañedores, cantores y aun compositores de romances. º volver
  • (101) subjeto: ‘materia, asunto’. º volver
  • (102) Para ingresar en las Órdenes Militares, una de las grandes aspiraciones de la época, era preciso documentar que no se procedía de conversos. La misma probanza de linaje era requerida también para el ingreso en muchas órdenes religiosas, especialmente las no reformadas. º volver
  • (103) Elena de Troya y Lucrecia, violada por Sexto Tarquino, son figuras emblemáticas, respectivamente, de belleza y castidad, con defensa de su honra. º volver
  • (104) DQ da una visión literaria de Dulcinea, y la somete al doble parecer de vulgo y discretos. º volver
  • (105) ‘no se ha de ser impertinente o inoportuno’; es refrán. º volver
  • (106) Expresión, más bien descarada, de despedida; puede proceder de algún cuentecillo, y se hizo proverbial. º volver

Notas críticas:

  • (XXXVI) 282.9 pollinesca BR MA68b pollinezca edd. volver
  • (XXXVII) 282.16 de buena edd. y de buena BR volver
  • (XXXVIII) 282.22 firman edd. firmaron C MA68b volver
  • (XXXIX) 283.2 han edd. ha FL [«Solecismo admitido en uso» (Correas; cf. RM). volver
  • (XL) 283.5 sus padres edd. su padre SB [Hay que suponer que también aquí cambió C. el rumbo con que había empezado la frase, sin pensar en los dobles sentidos que pretende VG. volver
  • (XLI) 283.14 pelo en pecho C SB FL pelo en pelo A B BR volver
  • (XLII) 284.14 le envía A+ envía B+ volver
  • (XLIII) 284.21 oyas A+ oigas B+ volver
  • (XLIV) 284.24 mayor edd. mujer A volver
  • (XLV) 285.8 alaban C SB FL auran A B celebran BR [Un original según C explica algo mejor que BR el origen de la errata; VG defiende A. volver
  • (XLVI) 285.9 tienen edd. tiene B volver
  • (XLVII) 285.9 Amarilis C MA68b Amariles edd. [II, 73, 1214: «Fílidas, Amarilis, Dianas, Fléridas, Galateas y Belisardas»; Coloquio de los perros, f. 245: «Amarilis, Fílidas, Galateas y Dianas». volver
  • (XLVIII) 285.10 Filis edd. MA68b Files B BR Silvias edd. Silvas C las Fílidas SB las Alidas A B FL om. C las Alcidas BR [La enmienda de BR es muy inteligente (el nombre aparece, por ejemplo, en G. de Cetina), pero en las enumeraciones similares C. no olvida nunca las Fílidas, y A- por Fi- es bien explicable. volver
  • (XLIX) 285.14 las más edd. los más HZ [Otra conjetura posible es las más veces. volver
  • (L) 286.4 que yo soy A+ que soy B+ volver

Notas complementarias:

  • (52) 282.78—La cédula de cambio sólo aparecerá en la segunda edición, mientras que este recordatorio está ya en la primera. volver
  • (53) 282.79—Mexía, Silva, III, 2, pp. 17, 20. volver
  • (54) 282.80—CL, CT, Millares Carlo y Mantecón [1975:I, 41-42]. volver
  • (55) 282.81—A. Castro [1961:169-190], que aduce, entre otros, textos de la Filosofía vulgar de Mal Lara y de Los alcaldes de Daganzo. volver
  • (56) 283.82—Sobre la identificación entre Dulcinea y Aldonza, Pabón Núñez [1966:78-79], Redondo [1983b; 1990a:263-264], Osterc [1985:50-51, 67], Close [1990a:90-92], Rojo [1990:72-73] y Allen [1990]; interpretación psicoanalítica en Johnson [1983]. volver
  • (57) 283.83—RM III:32. Cf. Caro, Días geniales, I, pp. 116-117. volver
  • (58) 283.84—BW, CL, SB, RM, VG. Redondo [1983b] analiza el retrato burlesco de Aldonza, enlazándolo con la tradición literaria de la serrana. volver
  • (59) 283.85—hideputa: RM; rejo: cf. la descripción de Neptuno en Viaje del Parnaso, V, vv. 76-78, f. 41: «Era de aspecto venerable y viejo, / de verde azul y plata era el vestido, / robusto al parecer, y de buen rejo». Cf. Joly [1996:303-304]; Covarrubias, Tesoro; DCECH, y II, 13, 729, n. 25. volver
  • (60) 283.86—Se ha pensado que la expresión zagales suyos (‘criados suyos’) puede indicar ambiguamente que se trata de sus amantes, y estar conectada con el término cortesana, utilizado más abajo: Eisenberg [1987a:123]; pero el uso común de la voz zagal refiere al criado del labrador acomodado (I, 28, 329). volver
  • (61) 283.87—CL, RM. volver
  • (62) 284.90—Para el conjunto agudeza-torpeza, Carreira [1993:43-48]. volver
  • (63) 284.91—BW, CC. volver
  • (64) 284.92—PE, RM. volver
  • (65) 284.93—Autoridades, s.v. «fraterna». volver
  • (66) 284.94—PE. volver
  • (67) 284.95—Lazarillo, Pról., p. 7, n. 12. volver
  • (68) 285.96—Sobre el cuento de la viuda, SB; cf. Comedias y entremeses, f. 237. Domínguez Bordona [1944:51] señala un posible eco del cuento primitivo en Castillejo, Sermón de amores, vv. 1304-1305: «Los pasatiempos de amor / no han menester teología». volver
  • (69) 285.97—Martínez-Bonati [1992:84] anota que en los capítulos dedicados a la penitencia de DQ, C. lleva este juego de la doble personalidad de DQ a su límite. Cf. Riley [1962/66:121]. volver
  • (70) 285.98—Cf. I, 48, 553.6-7 Véase la nota crítica X ubicada en el capítulo 48. volver
  • (71) 285.99—Iventosch [1975a]. volver
  • (72) 285.100—En La cueva de Salamanca se habla de «un barbero romancista», inmediatamente antes de referirse a una variante del cuento que acaba de relatar DQ. volver
  • (73) 285.101—RM. volver
  • (74) 285.102—Domínguez Ortiz [1963/92:197-209; 1991:137-156], Díez Borque [1990:162-166]. Rinconete y Cortadillo, f. 74: «La patria no me parece de mucha importancia decilla, ni los padres tampoco, pues no se ha de hacer información para recibir algún hábito honroso» (RM). volver
  • (75) 285.103—CL. volver
  • (76) 286.104—A. Castro [1925/87:68-116, esp. 79-88], Henríquez Ureña [1960:549, 574n], Muñoz G. [1981:51-52]. volver
  • (77) 286.105—Horozco, Teatro, núm. 1069. volver
  • (78) 286.106—RM, VG. volver
Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es