Centro Virtual Cervantes
Arte

Refranero multilingüe > Buscador > Ficha Paremia
Refranero multilingüe

No hay mal que cien años dure

Paremia

Tipo: Refrán

Idioma: Español

Enunciado: No hay mal que cien años dure

Ideas clave: Desgracia - Tiempo

Significado: Con este refrán se trata de consolar a quien padece una desgracia, con la esperanza de que no es duradero.

Marcador de uso: De uso actual

Comentario al marcador de uso: Este refrán puede tener una tercera parte: No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista, con la que también juega el usuario para conseguir efectos cómicos: No hay mal que cien años dure ni cuernos que lo aguanten. También se puede adaptar esta forma trimembre a las circunstancias: No hay mal que dure cien años ni enfermo que lo resista.
Se está empleando bastante este refrán al aludir a la crisis esconómica en los primeros meses de 2012.

Fuentes: Terreros; fuente oral

Variantes

Enunciado: No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo aguante

Enunciado: No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista

Enunciado: No hay mal que cien años dure, ni bien que a ellos ature

Enunciado: No hay mal ni bien que cien años dure

Enunciado: No hay bien que dure ni mal que no se acabe

Enunciado: No hay mal que dure cien años (Fuente oral)

Enunciado: No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista, ni médico que lo cure, ni botica que lo asista (Cuba) (1001 nº 697)

Sinónimos

Enunciado: En este mundo cansado, ni hay bien cumplido ni mal acabado

Enunciado: En este mundo nada dura: quien hoy tirita, mañana suda

Enunciado: No hay dolor que la muerte no acabe

Enunciado: No hay dolor que no canse y que el tiempo no amanse

Enunciado: No hay mal que el tiempo no alivie su tormento

Enunciado: No hay mal tan grave que si no acaba no se acabe

Enunciado: No hay nublado que dure un año

Enunciado: Siempre que ha llovido ha escampado

Enunciado: Súfrase quien penas tiene, que tiempo tras tiempo viene

Enunciado: Todo el año no es mal año

Enunciado: Después de los años mil, vuelven las aguas a su carril

Contextos

Contexto: «- Ya te serenarás, hija. ¡El tiempo! ¿Sabes tú los milagros que ese señor hace? Tú lo has dicho: no hay mal que cien años dure, y cuando se tocan de cerca los grandes inconvenientes de vivir lejos de la ley, no hay más remedio que volver a ella. Ahora te parece imposible; pero volverás» (Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta. Madrid: Turner, 1885-1887 = 1993).

Contexto: «- No nos queda ya ni la esperanza en Dios -decía la Saturna tan religiosa como era. - No diga eso, madre, aunque lo dé por cierto. No hay mal que cien años dure -le respondía Pascasia acariciándola» (Eugenio Noel, Las siete cucas. Madrid: Cátedra, 1927 = 1992, pp. 139-140).

Contexto: «¡Día llegará, oh América soberbia, de cemento, de ‘Ducco’ y celuloide, América ‘platino’, donde no hay mal ni bien que, cien años dure y donde hay que derribar rascacielos viejos a los veinticinco años, en que tengas que inclinarte ante la que has creido tu sierva! La América, criolla de España, donde las catedrales tienen siglos y donde las Universidades tienen solera humanista, América de poetas, caudillos e iluminados; católica América de gramáticos y obispos canonizados...» (Víctor de la Serna, La profecía de Rubén y el mensaje de Nicaragua [Horizonte, octubre de 1939]. Madrid: Gráficas Uguina, 1939).

Contexto: «Cuando esto me dijo, pudieran echarme nesgas a el pellejo, que no cabía de contento en él. Porque con mi habilidad y manos en el naipe, juntando el aviso suyo, pudiera volverles tres partes de la moneda; y entre mí dije: ’No hay mal que no venga por bien. ¡Aun si el daño que me hizo lo viniese a restaurar por este camino!’ Y deseaba decirle lo mismo; mas mucho me holgué que saliese de su boca la vileza y no de la mía. Que hasta en esto guardaba mis puntos de amo para con él» (Mateo Alemán, Segunda parte del Guzmán de Alfarache. Atalaya de la vida humana. Madrid: Cátedra, 1604 = 1987, p. 202).

Contexto: «No ay mal que no venga por bien; una por una el mal va delante, y abrir puerta a un mal es abrirla a ciento, porque el mal va donde más ay» (Baltasar Gracián, El Criticón, tercera parte. En el invierno de la vejez. Filadelfia: University of Pennsylvannia Press, 1657 = 1940, p. 206).

Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, 1997-2014. Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es