Centro Virtual Cervantes
Lengua
El español en el mundo > Anuario 1998 > F. Moreno y J. Otero: Análisis comparativo...
El español en el mundo

Demografía de la lengua española

Francisco Moreno Fernández y Jaime Otero

4. Análisis comparativo de la demolingüística del español, el inglés y el francés

Un objetivo subsidiario de este ensayo, como se anunciaba en la introducción, es la comparación de las cifras de hablantes del español con las de otras lenguas. Es el modo de situar la lengua española en el mundo y de dar la medida de su verdadera vitalidad.

Se han escogido para ello dos lenguas, el inglés y el francés, comparables al español por sus características intrínsecas (pertenecen a la misma familia lingüística y al mismo ámbito cultural) y por su posición internacional. Se trata de los tres idiomas europeos más extendidos en el mundo, hasta el punto de que se pueden considerar hoy por hoy como las tres primeras lenguas de comunicación internacional.

El cuadro 4 se basa en la misma fuente 16 y los mismos criterios que el cuadro 2, sin los cuales la comparación no sería significativa. Junto a los hablantes de los tres idiomas como lengua materna, se incluyen los que la usan como lengua franca y los que son bilingües con otras lenguas, así como los hablantes de dialectos o derivados de ellas en los países donde son respectivamente oficiales. Quedan excluidos los hablantes en los países donde no son oficiales las tres lenguas objeto de la comparación y, por tanto, los datos recogidos en el cuadro 3.

Este criterio deja fuera a más de 23 millones de hispanohablantes en grado equivalente al de lengua materna, de los cuales 20 millones residen en Estados Unidos. No pierden menos el inglés y el francés, empleados, al igual que el español, por minorías o comunidades de inmigrantes en distintos países, y en otros muchos como segunda lengua, como lengua franca, en el gobierno o la educación.

El cuadro 5 refleja el ámbito de influencia de las tres lenguas de la comparación en términos de países donde son oficiales, y de potenciales hablantes de las respectivas lenguas en tanto que habitantes de esos países. Los tres idiomas suman el 42,7% de la población mundial repartida en más de un centenar de países y territorios de los 200 largos que componen la sociedad internacional.

Combinando el cuadro 4 y el cuadro 5, el cuadro 6 muestra la homogeneidad en el uso del español en los países donde es oficial, en comparación con el inglés y el francés.

El cuadro 7 muestra la evolución de los hablantes de las tres lenguas de la comparación, de 1984 (año del que por primera vez el BBY incluye datos de hablantes, en su edición de 1985) a 1996, y una proyección de los mismos hablantes para el año 2010. Esta proyección, de elaboración propia, está basada por una parte en las proyecciones demográficas del mismo BBY y, por otra, en el supuesto de que la proporción hablantes /habitantes de las tres lenguas en 1996 permanece inalterable de aquí a 2010. Aunque sujeto a todas las contingencias imaginables, este supuesto toma como referencia que entre 1984 y 1996 esa proporción no varió sustancialmente 18.

Es de esperar, sin embargo, que en muchos países de reciente descolonización, donde el inglés y el francés son oficiales pero no hablados por la generalidad de la población, la alfabetización progresiva de la población conduzca, si se realiza en esas lenguas, a una mayor extensión de las mismas dentro de esos países 19. Este no será el caso de los países de habla hispana, donde el español tiene ya poco margen de crecimiento como lengua nacional, como se aprecia en el cuadro 6 20.

El cuadro 7 indica también la evolución posible de las tres lenguas de la comparación en cuanto a la proporción de sus hablantes respecto a la población mundial 21. Crecen más, aunque casi imperceptiblemente, el francés y el inglés que el español, quizá por ese terreno de expansión que les proporciona el hecho de ser oficiales en países de altas tasas de crecimiento de la población. Aún más será así si crece el uso de esas lenguas por la alfabetización y su adopción como lengua administrativa.

En general destaca la estabilidad de los tres idiomas, quizá explicable porque el periodo considerado es demasiado corto para reflejar las tendencias a largo plazo. Según el cuadro 7, la tendencia a más largo plazo podría ser la de un descenso muy suave de las tres lenguas en conjunto, que correspondería a las diferencias en los crecimientos naturales de la población en las distintas áreas del mundo (compensado sólo en parte por la extensión del uso de los idiomas metropolitanos en las antiguas colonias). Los hablantes de español habrían aumentado relativamente en este periodo por compartir, en su mayor parte, las poblaciones del mundo hispánico las características demográficas de los países en desarrollo (la explosión demográfica).

La comparación de los dos cuadros sugiere que, en términos relativos, el español podría haber llegado en los años noventa al final de un ciclo de expansión relativa de sus hablantes. Una vez terminada lo que los demógrafos llaman la «transición demográfica» (rápido crecimiento caracterizado por altas tasas de natalidad y caída de la mortalidad) los países de habla hispana entrarían en una fase de crecimiento pausado 22.

  • (16) La fuente para los datos de este apartado es el Anuario de la Enciclopedia Británica: Britannica Book of the Year 1997 (events of 1996) volver
  • (17) Incluida en cuadro 5. volver
  • (18) Entre las contingencias mencionadas destacan las de carácter institucional o político. El reciente caso de Zaire, donde por causas internas y de política internacional las autoridades han adoptado el inglés, junto al francés, como lengua oficial, es representativo de ellas. Como sabemos, no por declararse una lengua oficial se convierten de inmediato los habitantes de un país en hablantes de esa lengua, pero a más largo plazo la elección de un idioma como lengua de la administración o, sobre todo, de la educación, puede determinar su extensión como lingua franca y, eventualmente, como lengua nacional, particularmente en países, como los centroafricanos, caracterizados por una gran diversidad lingüística y por falta de tradición literaria en las lenguas nativas. Hong Kong ofrece otro caso, en el que el eventual retroceso del inglés frente al chino tras la retrogresión de la colonia británica a China en junio de 1997 podría verse contrarrestado por la continuidad de Hong Kong como plaza financiera internacional. volver
  • (19) Las tasas de alfabetización de adultos no llegan al 50% en países donde el francés es oficial como Senegal (32,1), Burkina Faso (18,7), o Costa de Marfil (39,4); o en países de habla oficial inglesa como Bangladesh (37,3), Gambia (37,2) o Sierra Leona (30,3). Informe sobre Desarrollo Humano 1997, Madrid, Ediciones Mundi-Prensa, 1997. volver
  • (20) Aunque sí lo hay, obviamente, en la alfabetización de la población de algunos países, sobre todo entre determinadas minorías indígenas. Así, por ejemplo, mientras que en España, Argentina o Uruguay la tasa de alfabetización de adultos supera el 95%, en Honduras, El Salvador y Nicaragua no alcanza el 75  %. Entre los rapanuis de Chile no llega al 50% y entre los guajiros colombianos y venezolanos ni siquiera al 15%. volver
  • (21) El profesor Samuel P. Huntington recoge datos parecidos a los elaborados aquí para discutir la pretendida occidentalización cultural del mundo, en The clash of Civilizations and the Remaking of World Order, Nueva York, Simon and Schuster, 1996.23 En su argumentación, el autor no tiene en cuenta el uso como segunda lengua o lengua franca de los principales idiomas occidentales, cuya tendencia creciente, sobre todo en el caso del inglés, ningún dato parece contradecir. Él mismo añade, sin embargo, que en todo caso el uso de la lengua franca «is a way of coping with linguistic and cultural differences, not a way of eliminating them». Es decir, que se puede utilizar el inglés sin por ello adoptar la cultura inglesa. volver
  • (22) En todos los países de habla hispana han caído las tasas de crecimiento de la población, aunque no hay una pauta demográfica uniforme entre ellos. Las tasas de crecimiento medio anual de la población pasaron en Uruguay del 1,1 al 0,3 y en México del 3,7 al 1,8 del periodo 1960-70 al periodo 1991-96. Permanecen altas en Honduras (3,2) o Guatemala (2,9). volver
  • (23) Proporción de hablantes de inglés, francés y español respecto a la población mundial (Datos de Sidney S. Culbert, Universidad de Washington, Seattle). volver
    Proporción de hablantes de inglés, francés y español respecto a la población mundial
      1958 1992
    Inglés 9,8 7,6
    Francés 2,5 2,1
    Español 5,0 6,1
    Los 3 idiomas 17,3 15,8
flecha a la izquierda (anterior) flecha hacia arriba (subir) flecha a la derecha (siguiente)
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es