Centro Virtual Cervantes
Lengua

Al habla > Museo de los horrores > Adonde, a donde, adónde, a dónde(6 de 64)
Al habla

*

Museo de los horrores

Adonde, a donde, adónde, a dónde

Muchas veces se duda en la utilización de estas formas locativas, aunque su uso es sencillo si se conocen e identifican claramente sus elementos, sus funciones, equivalencias y significados.

Además de las diferencias fonológicas y semánticas existentes entre estas formas (a donde y adonde son átonas y enunciativas, mientras que a dónde y adónde son tónicas e interrogativas o exclamativas), son varias las distinciones que desde una perspectiva gramatical pueden establecerse entre ellas.

En la Ortografía de la lengua española se explica claramente su uso:

Adónde, a dónde: el adverbio interrogativo o exclamativo dónde indica lugar, y cuando va precedido de la preposición a expresa la idea de dirección o destino. Ambas grafías, adónde y a dónde, son válidas y se pueden usar de forma indistinta:

  • «¿A dónde vamos?» (Edwards, Anfitrión [Chile 1987]).
  • «¿Adónde te llevan?» (Mastretta, Vida [México 1990]).
  • «Ustedes, los jóvenes, creen que no debe haber normas. ¡Muy bien! ¡Estupendo! ¡Extraordinario! ¡A dónde iremos a parar!» (Guzmán, Llanto [España 1982]).
  • «¡Adónde hubieran llegado otros con mis oportunidades!» (T. Ballester, Filomeno [España 1988]).

Adonde, a donde: este adverbio relativo de lugar, simpre átono, procede de la combinación del adverbio donde y la preposición a. Ambas grafías son correctas y se usan de forma indistinta, esté presente o no su antecedente, como muestran los siguientes ejemplos:

  • «Tú eres el único lugar a donde quiero ir» ( Aguilar, Error [ México 1995]).
  • «Ella se ha situado en un lugar adonde ni tú ni yo llegamos» (Contreras, Nadador [Chile 1995 ]).
  • «A él le había costado agonías y odios llegar a donde estaba» (Martínez, Vuelo [ Argentina 2002]).
  • «Se quedó con la idea de que su respuesta iba a llegar adonde debía» (García Márquez, Amor [Colombia 1985 ]).

Estas formas solo pueden emplearse con verbos de movimiento.

Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es