Centro Virtual Cervantes
Lengua

Al habla > Museo de los horrores > En loor de multitudes (30 de 64)
Al habla

*

Museo de los horrores

En loor de multitudes

Aunque parezca mentira a más de uno, la expresión correcta es en olor de multitudes y nunca debe decirse *en loor de multitudes, por más que se piense que se trata de un «uso verdaderamente nauseabundo si imaginamos los efluvios propios de los sudores en masa», como nos comenta un internauta.

En olor de multitudes es una frase hecha formada por analogía de otra, que todos aceptamos como correcta sin ningún problema: en olor de santidad, que se utiliza para indicar buena fama o reputación:

No parece un político que esté en olor de santidad; todo el mundo le critica y hasta se ríen de él. (Diccionario fraseológico del español moderno de F. Varela y H. Kubarth)

Pero mientras nadie dice en *en loor de santidad, al hablante sí que le parece que olor en la expresión en olor de multitudes se trata de un gazapo. Por eso busca otra palabra, esta vez más culta (hipercorrección), con una identidad fónica similar, loor, cuyo significado (‘elogio’, ‘alabanza’) parece alejarse de un uso que en principio sorprende a muchos. Como bien explica el Diccionario panhispánico de dudas, «la construcción en loor de (‘en alabanza de’) es frecuente y correcta, pero va seguida siempre del sustantivo que expresa la persona o cosa a la que va dirigida la alabanza, no del sustantivo que expresa quién la realiza», por ejemplo: Hablaban en loor del difunto.

Es decir, justo el significado contrario a en olor de multitud(es), que significa ‘con la admiración y la aclamación de muchas personas, en medio del fervor y el entusiasmo de mucha gente’.

Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es