Centro Virtual Cervantes
Lengua

Al habla > Museo de los horrores > Dequeísmo / queísmo (23 de 64)
Al habla

*

Museo de los horrores

Dequeísmo / queísmo

Uno de nuestros espectadores dice haber oído en televisión:

  • * Pienso de que esta Semana Santa va a hacer buen tiempo.

El dequeísmo es uno de los errores gramaticales más habituales en nuestro tiempo. Pero, ¿en qué consiste? Veamos algunas oraciones, todas ellas erróneas:

  • *Me consta de que el teatro estaba lleno.
  • *Resulta de que el ministro no acudió a la cita.
  • *Es fácil de que volvamos a encontrarnos.

En estos casos estamos ante oraciones sustantivas que hacen la función de sujeto. Por norma, ningún sujeto lleva preposición, por lo que no se le puede añadir la preposición de. Lo correcto sería:

  • Me consta que el teatro estaba lleno.
  • Resulta que el ministro no acudió a la cita.
  • Es fácil que volvamos a encontrarnos.

Lo mismo puede decirse en el caso de oraciones sustantivas con función de complemento directo de cosa, que aparece siempre sin preposición. Además de la oración que tanto irrita a Francisco Navarrete Pezzi, también son erróneas las siguientes:

  • *Me aconsejaron de que no volviera por allí.
    (Debe decirse: Me aconsejaron que no volviera por allí).
  • *Todos pensamos de que el profesor tenía razón.
  • (Debe decirse: Todos pensamos que el profesor tenía razón).

Por último, el dequeísmo podemos también encontrarlo en oraciones sustantivas que hacen la función de complemento de régimen en donde la preposición de viene a sustituir a la que rige el propio verbo:

  • *Confío de que el coche esté en su sitio.
    (Debe decirse: Confío en que el coche esté en su sitio).
  • *Me fijé de que era tan alto como su padre.
    (Debe decirse: Me fijé en que era tan alto como su padre).
  • *Insistió de que nos quedáramos a cenar.
    (Debe decirse: Insistió en que nos quedáramos a cenar).

Pero no siempre la aparición de la preposición de y la conjunción que tiene que ser considerado como un error. Todo lo contrario. Algunos verbos poseen como régimen la preposición de, por lo que su ausencia o la de cualquier otra preposición también ha de considerarse un error, denominado queísmo:

  • *Me alegro que hayas podido llegar a tiempo.
    (Debe decirse: Me alegro de que hayas podido llegar a tiempo).
  • *Me acuerdo que siempre jugábamos con otros niños.
    (Debe decirse: Me acuerdo de que siempre jugábamos con otros niños)
  • *Insistió que teníamos que volver.
    (Debe decirse: Insistió en que teníamos que volver).
  • *Confío que me puedas ayudar en el traslado.
    (Debe decirse: Confío en que me puedas ayudar en el traslado).
Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es