Centro Virtual Cervantes
Lengua

Al habla > Museo de los horrores > Superlativo (61 de 64)
Al habla

*

Museo de los horrores

Superlativo

El superlativo es el grado mayor de los adjetivos y se puede formar de dos formas:

  • Con el adverbio de cantidad muy:
    • muy alto
  • Con los sufijos –ísimo (o –érrimo):
    • altísimo
    • paupérrimo

Pero en ocasiones las excepciones que se salen de esta regla general nos pueden llevar a cometer errores, muy habituales en el habla coloquial, pero no aceptadas en la norma culta:

  • Algunos adjetivos que contienen el diptongo ie o ue, al pasar a superlativo no mantienen el diptongo, es decir, lo hacen con la raíz latina (aunque la mayoría de ellos admite también la forma creada sobre la raíz actual del adjetivo) y añaden el sufijo -ísimo/a:
    • Superlativo de fuerte: fortísimo (comparte uso con: fuertísimo)
    • De reciente: recentísimo (comparte uso con: recientísimo)
    • De nuevo: novísimo (comparte uso con: nuevísimo)
    • De caliente: calentísimo (comparte uso con: calientísimo)
    • De bueno: bonísimo (comparte uso con: buenísimo)

    El superlativo de otros adjetivos proviene directamente de la forma latina:

    • De sabio: sapientísimo, del latín sapientissimus (pero no *sabísimo)
    • De fiel: fidelísimo, del latín fidelissimus (pero no *fielísimo)
    • De cruel: crudelísimo, del latín crudelissimus (aunque convive con cruelísimo)
  • Los adjetivos terminados en el sufijo -ble forman el superlativo sobre la forma latina en -bilis :
    • De amable: amabilísimo (y no *amablísimo)
    • De notable: notabilísimo (y no *notablísimo)
  • Algunos adjetivos, cuyos superlativos se realizan con el sufijo –érrimo, son entendidos por los hablantes como cultismos. De este modo, en la lengua actual se está produciendo la extensión completa del sufijo –ísimo para todos los superlativos con sufijo. Y, así:
    • Paupérrimo (forma normativa) comparte uso con pobrísimo.
    • Nigérrimo (forma normativa) comparte uso con negrísimo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta otros cuatro aspectos para no cometer errores cuando utilicemos los superlativos en español:

  • Existen en el español adjetivos que no admiten el grado superlativo con sufijo:
    • Muy próximo (pero no *proximísimo)
    • Muy anterior (pero no *anteriorísimo)
    • Muy heroico (pero no *heroicísimo)
    • Muy católico (pero no *catolicísimo)
  • Existen algunos adjetivos que comparten un superlativo que procede directamente del latín, y que no se asemeja al adjetivo «moderno», y otro que deriva de la forma actual del adjetivo más el sufijo -ísimo:
    • Bueno. Superlativo: óptimo  / buenísimo
    • Malo. Superlativo: pésimo / malísimo
    • Pequeño. Superlativo: mínimo / pequeñísimo
    • Grande. Superlativo: máximo / grandísimo
    • Bajo. Superlativo: ínfimo / bajísimo
    • Alto. Superlativo: supremo / altísimo
  • Existen adjetivos calificativos que tienen significado superlativo y no admiten grados:
    • Principal (y no *principalísimo ni *muy principal)
    • Absoluto (y no *absolutísimo ni *muy absoluto)
    • Eterno (y no *eternísimo ni *muy eterno)
    • Infinito (y no *infinitísimo ni *muy infinito)
  • No deben utilizarse dos marcas de grado para un mismo adjetivo, a no ser que queramos buscar un énfasis expresivo.
    • De esta manera, no se utilizará el adverbio muy con los superlativos que provienen directamente del latín, que ya poseen en sí mismos un valor superlativo, aunque no presenten el sufijo –ísimo. No debe decirse, entonces:
      • *Muy óptimo (ni tampoco *optísimo)
      • *Muy pésimo (ni tampoco *pesimísimo)
    • Tampoco es correcto utilizar el adverbio muy con adjetivos que hacen su superlativo con el sufijo –ísimo o –érrimo:
      • *Muy listísimo (Debe decirse muy listo o listísimo)
Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es