Centro Virtual Cervantes  

Archivo del Foro didáctico
Foro del español Foro didáctico Foro del hispanista  Foro TIC
espaciador.gif (43 bytes)
 

Hilo completo 56823. Ser soltero o estar soltero (E.R.A.: 54698)
Título: Ser soltero o estar soltero (E.R.A.: 54698)
Autor: Enrique Aletá Alcubierre
Fecha y hora: jueves, 04 de septiembre de 2003, 12:52 h


[Nota de la moderadora: este mensaje es respuesta al hilo anterior encabezado por el mensaje 54698 titulado '¿Ser soltero o estar soltero?']

Las palabras soltero / viudo son adjetivos perfectivos y las palabras casado / divorciado / separado son participios que también funcionan como adjetivos perfectivos. Los adjetivos de este tipo expresan la noción de ‘estados resultantes de acciones o de procesos acabados –perfectos-’, por lo que en oraciones atributivas se construyen con el verbo estar [Vid. mensaje 'Explicación laica y aconfesional]:
Juan está soltero/viudo/casado/divorciado/separado

Puede resultar sorprendente considerar soltero como adjetivo perfectivo, dado que menciona una característica que no es resultado de una acción (un ser humano es soltero desde que nace hasta el momento en que se casa). Sin embargo, hay que tener en cuenta que en castellano medieval soltero era un sinónimo de suelto, antiguo participio fuerte o truncado del verbo soltar (que hoy funciona exclusivamente como adjetivo perfectivo); con el paso del tiempo, soltero adquirió el significado de ‘persona no casada’ por un mecanismo metafórico:

“soltero: primero fue sinónimo de ‘suelto’ […] (“el carcelero a Josep después quel soltó de la cadena yl dexó andar soltero por la cárcel”), Gral. Estoria[…] después se especializó en el sentido de ‘no casado’ […]”. Corominas/Pascual (1980), s.v. absolver.

Pero estos adjetivos que designan el estado civil admiten igualmente el empleo del verbo ser en construcciones atributivas. Esta alternancia de ser y estar con los adjetivos de este tipo puede ser un ejemplo de cómo los usos, costumbres e instituciones sociales pueden modificar los usos gramaticales. En efecto, el estado civil es uno de los datos que se considera relevante en la identificación de un individuo ante la sociedad y sus instituciones civiles y religiosas. Por ello, no es de extrañar que estos adjetivos, en principio perfectivos, pasaran a utilizarse como adjetivos clasificadores, es decir, adjetivos que conllevan la noción de ‘grupo social’ (como católico, ateo, socialista, zaragozano, etc.). Los adjetivos clasificadores presentan, entre otros, dos rasgos fundamentales:

1. el tipo de noción que expresan es tan parecido al de los sustantivos como persona, hombre, mujer, mesa, libro... (‘conjunto de entidades homogéneas’) que muchos adjetivos clasificadores se utilizan como sustantivos, como lo prueba el hecho de su compatibilidad con el indefinido un (que sólo puede determinar a sustantivos y nunca a adjetivos):
Juan practica la religión católica (adj.) / Un católico (sust.) suele ir a misa
todos los domingos
Compárese con:
Había un hombre alto / (*) Un alto me lo dijo

2. los adjetivos clasificadores, precisamente por su semejanza con los sustantivos, se construyen en oraciones atributivas con el verbo ser:
Juan es zaragozano (adj.)
Juan es un zaragozano (sust.) al que conocí durante el viaje

Por tanto, los adjetivos que indican el estado civil del individuo (en principio perfectivos) adquirieron estas dos características cuando pasaron a emplearse como adjetivos clasificadores con objeto de poder identificar a la persona designada por el sujeto dentro de la sociedad en que vive (es decir, para clasificarla en uno de los estados civiles reconocidos por la sociedad y sus instituciones civiles y religiosas):
1. uso como sustantivo:
Conoció a un hombre soltero / Un soltero tiene también responsabilidades

2. construcción atributiva con ser:
Juan es soltero/viudo/casado/divorciado/separado

El resultado es que, finalmente, estos adjetivos pueden construirse con ser o estar. Una prueba de que el origen de esta alternancia radica en el uso de estos adjetivos perfectivos como características que definen al individuo dentro de unas situaciones reconocidas socialmente podría ser que los adjetivos (también perfectivos) que designan relaciones de pareja que no han contado tradicionalmente con un reconocimiento institucional se construyen con estar y el uso de ser resulta todavía chocante:
- Pero él ¿es/está soltero o casado?
- Bueno, en realidad, él está arrejuntado / enrollado / liado / emparejado / amancebado
- (?) Bueno, en realidad, él es arrejuntado / enrollado / liado / emparejado / amancebado
-adjetivos extraídos de Moliner (1966), s.v. amancebarse; por esa falta de reconocimiento institucional, la mayoría de estos adjetivos son propios de la lengua coloquial-

En cuanto al significado de la alternancia ser/estar con los adjetivos de estado civil, suele argumentarse que la diferencia entre las oraciones atributivas del tipo Juan es solteroy Juan está solteroes la misma que la que se percibe entre las oraciones atributivas del tipo Juan es alegre y Juan está alegre, es decir, la distinción entre la mención de una característica para definir, identificar a la persona designada por el sujeto (ser) y la mención de una situación que afecta a dicha persona (estar). Sin embargo, aunque es cierto que la diferencia entre ambos tipos de construcciones es semejante, no resulta idéntica. Puede comprobarse que existe una implicación distinta:
Juan es alegre no implica que Juan está alegre ni Juan está alegre implica que Juan es alegre
pero
Juan es soltero sí implica que Juan está soltero y Juan está soltero también implica que Juan es soltero

Esta diferente implicación puede ser un factor que contribuye a lo que, en mi opinión, sucede con el uso de ser y estar con los adjetivos de estado civil: los hablantes, en la conversación cotidiana, solemos utilizar con estos adjetivos los verbos ser o estar sin pretender señalar diferencia alguna. Efectivamente, la elección de uno u otro verbo dependerá de normas geográficas o incluso individuales. No es probable que haya factores que determinen la presencia obligatoria de uno de los verbos**, porque si es cierto que el origen perfectivo de estos adjetivos hará más frecuente el uso de estar, eso no excluye el empleo de ser; y si también es cierto que en contextos en los que se quiere identificar a un individuo será más fácil la aparición de ser, ello tampoco excluye ni mucho menos el uso de estar, como puede comprobarse en los ejemplos siguientes:

¿Vd. es soltero o casado? (pero también está)

- Pero ¿cómo tiene Juan la cara de salir con ella? ¿No me has dicho que está casado? (pero también es)
- No, hombre, no, te he dicho que es separado (pero también está)

** Salvo en caso de que aparezca especificado el cónyuge, lo que determina el uso exclusivo de estar, como es obvio, dado que la presencia del sintagma preposicional hace destacar la noción de ‘situación’:
Juan está casado con mi prima (*) Juan es casado con mi prima
Juan está divorciado de su mujer (*) Juan es divorciado de su mujer


Bibliografía:
Corominas, J. / Pascual, J.A. (1980), Diccionario crítico-etimológico castellano e hispánico, Madrid, Gredos.

Cuervo, R.J. (1886-1893), Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana
, continuado y editado por el Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, 1994.

Moliner, M.ª (1966), Diccionario de uso del español
, Madrid, Gredos, 1994, 19.ª reimpresión.


[Vid. también la bibliografía citada en el mensaje '44412]

Enrique Aletá Alcubierre



Subir
 

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | Rayuela | El trujamán | DidactiRed |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 1997-. Reservados todos los derechos.