Centro Virtual Cervantes  

Archivo del Foro didáctico
Foro del español Foro didáctico Foro del hispanista  Foro TIC
espaciador.gif (43 bytes)
 

Hilo completo 34685. Re: Diferencias de uso entre saber y conocer
Título: Saber y conocer
Autor: Mario Gómez del Estal Villarino
Fecha y hora: lunes, 29 de abril de 2002, 11:08 h


Estimado Hugo:

La diferencia entre los verbos «saber» y «conocer» es uno de los problemas léxicos que presentan los estudiantes de lenguas que cuentan con una sola palabra para ambas ideas, caso del inglés, por ejemplo.

En general, lo mejor que se puede hacer es intentar entender las oposiciones lingüísticas (sean del tipo que sean) desde ejemplos y frases concretas, como alguno de los contertulios del foro ha hecho ya, puesto que no existen diferencias «abstractas» a priori fuera de los ejemplos concretos ni tampoco a la viceversa. Es decir, que la vía de ataque para comprender la diferencia entre estos dos verbos (como cualquier otra oposición), no hay que ir a buscarla en la reflexión, digamos, lógica o filosófica (qué quieran decir en esencia la sabiduría y el conocimiento, en este caso), sino que la encontraremos en la recogida (lo más exhaustiva posible, eso sí) de ejemplos donde aparezcan las unidades que pretendemos describir, deduciendo su significado «ideal» de los contrastes que en esos ejemplos veamos.

Pido perdón por resaltar una vez más tamaña perogrullada, pero las más de las veces la descripción que del lenguaje hacen los lingüistas o gramáticos, va por el lado de explicar filosófica o lógicamente los contrastes entre una unidad y otra (caso eximio es el de la oposición entre «ser» y «estar»), en vez de ir a descubrir dichos contrastes en lo que la gente dice con lo que dice. De esta última manera, la oposición entre teoría y práctica queda bastante difuminada, lo cual es realmente útil en labores gramaticales como las que nos traemos los profesores de español.

Paso, entonces, a recordarte una serie de usos de los verbos «saber» y «conocer», a ver qué es lo que sale de ello.

1. Saber(se) la lista de los reyes de España, canciones de Kortatu, poemas de Machado, frente a las mismas expresiones con «conocer». En el primer caso, se trata de un saber memorístico, asimilado o «tenido» por el sujeto, mientras que en el segundo se trata de un simple ‘haber estado en contacto’. Alguien puede conocer las canciones de Kortatu y no sabérselas (lo contrario es lógicamente imposible).

2. Conocer a Luis, Toledo, Cataluña, el carácter de una persona, frente a las mismas expresiones con «saber», que no se dan en el uso. Se trata de cosas, como dice Matte Bon (Gramática Comunicativa, Tomo II, pág. 233) que tienen una existencia autónoma o independiente de la persona que las conoce: el sujeto que dice conocerlas, lo que indica es que ‘ha estado en contacto con ellas’: se puede conocer a una persona (tanto en el sentido de reconocerla como en el de saber cómo actúa), pero no asimilarla o aprenderla como una canción o una lista de verbos. Yo me conozco a mí mismo o me conozco muy bien la ciudad en la que vivo, pero no puedo asimilarme (o apropiarme de mí mismo –sic—) o asimilar una ciudad.

3. Saber dónde vive alguien, en qué trabaja, que está casado, cuándo va de vacaciones, etc.; frente a las mismas expresiones con «conocer», que no se dan en el uso. Se trata de noticias que uno aprende o asimila, las tiene, y no puede simplemente ‘entrar en contacto con ellas’.

4. Si decimos que alguien sabe cuál es el mejor restaurante de la ciudad, pero no lo conoce, queremos decir que ha aprendido, asimilado (o tiene) dicha información, pero que no ha estado allí. Lo mismo en frases como «Juan sabe el camino, pero no lo conoce», o en «Luis conoce la clave que descifra tal mensaje secreto, la X-403, pero no se la sabe». Sin embargo, en casos como este último, la diferencia es muy sutil y puede difuminarse.

5. Saber de plantas, de animales exóticos, de química, frente a las mismas expresiones con «conocer», que son raras en el uso. Por las razones anteriores.

6. Saber tocar la guitarra, nadar, español, portugués, frente a las mismas expresiones con «conocer», que son imposibles (cabe, sin embargo, el caso de que un lingüista conozca muy bien el ruso, pero que no lo sepa). Por las razones anteriores.

7. Saber algo ácido, amargo, bien, mal, etc. El sabor, que es otra forma de conocimiento. No hay contraste en este uso con «conocer».

Espero que estos ejemplos analizados te sirvan para poder comprender mejor la diferencia entre «saber» y «conocer». De todas maneras, te animo a consultar la obra que te he citado de Matte Bon, y el Diccionario de uso de María Moliner, donde podrás encontrar tanto explicaciones un poco más abstractas, como abundantes ejemplos concretos.

Para poder explicar mejor ese contraste a tu/s estudiante/s, a continuación, te incluyo también una serie de tareas de reflexión léxica, que puedes usar directamente. Espero que tanto éstas como aquéllos te sean útiles.

Un cordial saludo.

Mario Gómez del Estal Villarino



Subir
 

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | Rayuela | El trujamán | DidactiRed |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 1997-. Reservados todos los derechos.