Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Uso lingüístico

Se entiende por uso lingüístico el empleo que se hace de la lengua en un contexto determinado. De este modo, la noción de uso lingüístico debe entenderse en contraste a la concepción de la lengua como un sistema, en la que interesa el estudio de la lengua desligado de su uso en un contexto determinado.

El concepto de uso lingüístico como tal nace en el seno del análisis de la filosofía del lenguaje (L. Witttgenstein)  y es a partir de ahí tomado como objeto de estudio de distintas disciplinas.  De todos modos, cabe precisar que tanto el estructuralismo como el generativismo hacen mención al uso de la lengua, aunque sin considerarlo objeto de estudio. Así, desde el estructuralismo se acuñó el término habla para referirse a las actuaciones verbales individuales, como opuesto a lengua, sistema lingüístico abstracto y compartido por todos los miembros de una comunidad, que es objeto de estudio de la lingüística. De modo parecido, desde el generativismo, se habla de actuación, en contraste con competencia, entendida ésta como competencia lingüística, esto es, el conocimiento que el hablante posee de la gramática de su lengua.

Algunas de las disciplinas más destacadas que tienen como objeto de estudio el uso lingüístico son la lingüística del texto, el análisis del discurso, la pragmática, la etnografía de la comunicación, entre otras, en las que se entiende que la heterogeneidad de usos lingüísticos es compleja pero no caótica. Las personas tienen a su disposición un repertorio de usos lingüísticos variados. Puede afirmarse que la variedad de usos lingüísticos posibles puede agruparse en tres grandes ejes: variación social (culto-vulgar), geográfica (variedades dialectales, por ejemplo) o de situación (formal, informal; texto oral frente a texto escrito, etc.). Por otro lado, cuanto más variado sea el manejo que una persona tenga del uso lingüístico en una lengua, más posibilidades tendrá de ser competente comunicativamente, pues dicha variedad le permitirá comportarse adecuada y eficazmente en situaciones comunicativas diversas. Por último, la existencia de usos lingüísticos diversos conlleva la necesidad de descripciones lingüísticas que vayan más allá de los aspectos formales de la lengua, como por ejemplo la morfología, la sintaxis o el vocabulario. Así, para pedir información sobre un lugar, como puede ser [un lavabo], el hablante tiene a su disposición diferentes exponentes lingüísticos, como por ejemplo [¿el baño, por favor?, ¿dónde está el lavabo?, ¿el lavabo, por favor?, ¿dónde tienes el baño?, ¿dónde puedo empolvarme la nariz?, etc.]. El hablante competente tendrá en cuenta que una u otra estructura lingüística puede ser preferente en un contexto determinado según sea la intención, el destinatario, el canal, etc.

En didáctica de lenguas, el interés por el uso lingüístico supone una revolución en la enseñanza de idiomas. Tras el declive del método audiolingüe, esta concepción de la lengua constituye la base de los enfoques comunicativos. Desde esta óptica, para la enseñanza-aprendizaje de un idioma, no basta con conocer su sistema, esto es, un conjunto de reglas de construcción gramatical, asignación semántica y fonológica, sino que es preciso también ser capaz de usar la lengua en diferentes contextos, con diferentes interlocutores y con diversos fines, y desarrollar estrategias adecuadas para ello. Es decir, se busca que el aprendiente no sólo sea capaz de producir oraciones posibles gramaticalmente, sino que sea capaz de usar la lengua de forma comunicativamente eficaz, lo que conlleva activar los usos lingüísticos característicos de una determinada situación comunicativa. Esto tiene como consecuencia que la enseñanza de los aspectos formales no constituye un fin en sí misma, sino que está supeditada a la finalidad comunicativa para la que se emplean. Los programas, pues, se estructuran a partir de situaciones de uso, e incluyen estrategias comunicativas necesarias en dichas situaciones. Por otra parte, el interés por la variedad de los usos lingüísticos implica plantearse qué modelos de lengua enseñar, esto es, qué usos lingüísticos enseñar en el aula, por qué y para qué.

Otros términos relacionados

Actividad comunicativa; Autenticidad; Comunicación no verbal; Interlocutores; Lengua en uso; Sociolingüística.

Bibliografía básica

  1. Alonso, I. (coord.). (2001). Carabela, 50. Modelos de uso de la lengua española. Madrid: SGEL
  2. Cortés, L. y Camacho, M.ª M. (2003). ¿Qué es el análisis del discurso? Barcelona: Octaedro.

Bibliografía especializada

  1. Martín Peris, E. (2001). «Textos, variedades lingüísticas y modelos de lengua en la enseñanza del español como lengua extranjera». En Alonso, I. (coord.). Carabela, 50, pp. 103-136.
  2. Moreno, F. (2000). Qué español enseñar. Madrid: SGEL.
  3. Tusón, A. (1994) «Teorías sobre el uso lingüístico y enseñanza de la lengua». En Textos de Didáctica de la Lengua y de la Literatura, 1: 43-52.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es