Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Texto explicativo

Un texto explicativo se define por su intención de hacer comprender a su destinatario un fenómeno o un acontecimiento. La explicación se organiza en torno a una estructura de problema-solución: se parte de un problema de conocimiento al que se trata de dar respuesta con la aportación de información que ofrezca las claves del problema. Por lo tanto, el texto explicativo es aquel que satisface una necesidad cognitiva, resuelve una duda y desencadena procesos de comprensión de la realidad.

En la lingüística del texto, las primeras aproximaciones al estudio de los textos explicativos se relacionan con actividades cognitivas (E. Werlich 1975). En este sentido, la explicación está relacionada de manera evidente con el proceso humano del comprender con ayuda de conceptos, a través de los procesos de análisis o síntesis. Por otro lado, en los recientes trabajos en torno al análisis del discurso de la divulgación científica, S. Moirand (1999) considera que la explicación científica se produce cuando el emisor presupone que los destinatarios se interrogan sobre las relaciones entre hechos, procesos o fenómenos, o cuando él mismo induce este tipo de pregunta sobre las razones de los hechos, de los fenómenos o de los procesos; «¿por qué esto ocurre así?», «¿cómo es posible?». La explicación científica se manifiesta en una estructura del tipo «X explica Y» (determinado hecho explica determinado fenómeno), por lo que se concibe como una operación cognitivo-discursiva de orden causal.

En la última década del siglo XX, J. M. Adam (1992, 1999) aborda la explicación desde su teoría de las secuencias textuales. Considera la explicación una unidad textual que presenta un esquema prototípico de estructuración del contenido. Este esquema está constituido por las siguientes proposiciones:

  1. una esquematización inicial, en que se plantea una cuestión en forma de pregunta-problema, en términos de «¿por qué?» o «¿cómo?»;
  2. sigue una explicación-respuesta, que clarifica el problema planteado;
  3. finalmente, puede presentarse una conclusión-evaluación de la respuesta dada.

También de forma optativa una explicación puede iniciarse con un marco o presentación del problema que será objeto de la explicación.

Un texto como el siguiente constituiría una secuencia explicativa prototípica: [Ante una situación de estrés, nuestro organismo está genéticamente condicionado para poner en marcha una serie de respuestas neurobiológicas de «autoprotección» mediadas por hormonas como la adrenalina o el cortisol, que se manifiestan en forma de taquicardia, respiración acelerada, hipertensión, hiperalerta, etcétera.]. Es frecuente que, como en el ejemplo, la primera parte del planteamiento de la cuestión, la pregunta-problema ([«¿Por qué nos afecta el estrés?»]) esté implícita en un texto explicativo. Por otro lado, a menudo una estructura explicativa enmarca una secuencia narrativa, como en los relatos etiológicos (relatos sobre el origen de un lugar, de un nombre, etc.); también se suelen combinar en un mismo discurso fragmentos explicativos y argumentativos. Los géneros discursivos que presentan la explicación como secuencia dominante se producen en el ámbito académico-científico fundamentalmente: los exámenes, los trabajos académicos, los manuales escolares, las entradas enciclopédicas, los tratados científicos o los artículos de divulgación científica, por ejemplo, son textos propiamente explicativos.

Desde la didáctica, se han llevado a cabo descripciones del texto explicativo que persiguen facilitar la enseñanza-aprendizaje de su comprensión y producción. Destaca en ellos el esfuerzo por delimitar el tipo de estructuras retóricas o relaciones lógicas que caracterizan estos tipos de textos, como la enumeración, la causalidad, la comparación, el contraste, la definición o la clasificación, por ejemplo. Estas estructuras pueden ser consideradas procedimientos o saberes estratégicos que contribuyen a hacer comprender un fenómeno, y conseguir así el objetivo prioritario de un texto explicativo. Cada uno de estos procedimientos, además, se materializa en el texto con formas lingüísticas recurrentes en cada lengua, que pueden ser enseñadas, aprendidas y contrastadas en la comunicación.

Otros términos relacionados

Acto de habla; Competencia discursiva; Destrezas lingüísticas; Superestructura textual; Tipología textual.

Bibliografía básica

  1. Bassols, M. y Torrent, A. M. (1996). Modelos textuales. Teoría y práctica. Barcelona: Octaedro, 1997.
  2. Casalmiglia, H. y Tusón, A. (1999). Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso. Barcelona: Ariel.
  3. Montolío, E. (coord.) (2001). Manual práctico de escritura académica, Barcelona: Ariel Practicum, 3 vols.

Bibliografía especializada

  1. Adam, J. M. (1992). Les textes: types et prototypes. Récit, description, argumentation, explication et dialogue. París: Nathan.
  2. Adam, J. M. (1999). Linguistique textuelle. Des genres de discours au textes, París: Ed. Nathan.
  3. Moirand, S. (1999). «Les dimensions dialogiques d'une catégorie discursive: l'explication». En Gambier, Y. y Suomela-Salmi, E. (eds.), Jalons pour le 75e anniversaire de l'enseignement du français à l'Université de Turku, Turku: Publications du Département d'Études Françaises de l'Université de Turku, pp. 71-87.
  4. Werlich, E. (1975). Typologie der Texte. Munich: Fink.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es