Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Texto descriptivo

Un texto descriptivo tiene como principal objetivo informar acerca de cómo es, ha sido o será una persona, objeto o fenómeno (descripción objetiva), presentados a veces desde impresiones o evaluaciones personales (descripción subjetiva). Suele definirse como una pintura hecha con palabras.

Describir es un acto lingüístico habitual y la descripción una unidad de composición textual presente en textos de ámbitos diversos: en los textos literarios, en el discurso histórico, jurídico, publicitario, político, así como en las conversaciones cotidianas. La descripción puede considerarse, como apunta Ph. Hamon (1991), una forma más elemental y más antigua que muchas otras formas de discurso; la enumeración, el catálogo, el inventario, estructuras simples y utilitarias atestiguadas ya en los orígenes de la escritura, son efectivamente manifestaciones del tipo de texto descriptivo. La simple acumulación de detalles no resulta pertinente en una descripción: importan sobre todo los rasgos característicos o sorprendentes del referente descrito.

La actividad descriptiva como objeto teórico tiene una larga tradición. En los tratados de retórica clásica fue cuestionada como mero detalle dentro de otras clases de texto mayores; en la posición contraria, con la escuela realista naturalista de mediados del siglo XIX, por ejemplo, fue considerada un periodo privilegiado en determinados géneros literarios. En la lingüística del texto, es analizada como secuencia dominante en determinados discursos, esto es, uno de los modos fundamentales de organización y de coherencia de los enunciados. No obstante, la descripción no ha recibido la misma atención que otros tipos de texto, como la narración o la argumentación, por ejemplo. Ello se debe, según Charaudeau (2002), por un lado, a la «imperfección constitutiva» de la descripción, que se detiene en lo accidental y lo singular, con lo que no alcanza nunca la esencia de los seres o de las cosas; por otro lado, las excesivas taxonomías han dificultado el estudio del texto descriptivo como un objeto acotado de análisis. El criterio habitual seguido para distinguir tipos de descripción es el referente descrito, que define las siguientes formas:

  1. la cronografía: descripción del tiempo;
  2. la topografía: descripción de lugares y paisajes;
  3. la prosopografía: descripción del aspecto exterior de un personaje;
  4. la etopeya: descripción de la moral de un personaje;
  5. la prosopopeya: descripción de un ser imaginario alegórico;
  6. el retrato: descripción a la vez física y moral de un personaje;
  7. el cuadro o hipotiposis: descripción «viva y animada» de acciones, de pasiones, de hechos físicos o morales.

Para J. M. Adam (1993), estos criterios referenciales no permiten caracterizar la especificidad de la unidad de composición textual denominada «descripción». Aunque existan distintos tipos de descripción, todos presentan un mismo «funcionamiento de base», por el que se aplica un determinado número de operaciones también «básicas». Estas operaciones dan lugar a proposiciones descriptivas que se reagrupan en secuencias de extensión variable. Son las siguientes, según Adam:

  1. Operación de anclaje. La entidad que va a ser descrita se señala generalmente con un nombre, propio o común, denominado tema-título. En el siguiente fragmento, [El parque de la Ciutadella] constituye el anclaje referencial: [El parque de la Ciutadella es una de las joyas decimonónicas de Barcelona. Muchas de sus estatuas y edificios recuerdan el espíritu romántico de la época de la Exposición Universal de 1888 que impulsó su finalización]. Si la denominación del referente se hace al final de la secuencia, se habla de operación de asignación, ya que el todo de la entidad descrita se da tardíamente y responde a la pregunta implícita: «¿de quién o de qué se habla?» Si el anclaje o tema-título inicial se retoma, modificándolo, se realiza una operación de reformulación.
  2. Operación de aspectualización. Se presentan los aspectos relevantes para caracterizar el objeto, persona o fenómeno descrito. Puede realizarse bien por fragmentación del objeto del discurso en partes —en el ejemplo, algunas de las partes o aspectos relevantes del parque descrito son sus [estatuas y edificios]—, o bien por calificación o relevancia de las propiedades del todo o de las partes consideradas. La operación de calificación generalmente se realiza por medio de la estructura del grupo nominal nombre+adjetivo —en el ejemplo [joya decimonónica]— o por el recurso atributivo con el verbo ser: [es una de las joyas]. En el caso de la fragmentación, es sobre todo la relación predicativa con el verbo tener la que realiza esta operación.
  3. Operación de puesta en relación, bien porcontigüidad o bien por analogía. En la relación por contigüidad, el objeto descrito o persona se sitúa en relación con el tiempo (histórico o individual) o con el espacio (al relacionarse con otros elementos susceptibles de llegar a ser, a su vez, objetos de descripción). En el ejemplo presentado, observamos una puesta en relación temporalen la proposición [la Exposición Universal de 1888 que impulsó su finalización]. En la relación por analogía, se lleva a cabo una asimilación comparativa o metafórica que permite describir el todo de la entidad descrita o sus partes poniéndolas en relación con otros objetos, individuos o conceptos; en el ejemplo, la analogía se establecería con la metáfora [joyas].
  4. Operación facultativa de subtematización. Una parte seleccionada por aspectualización puede ser escogida como subtema y, a su vez, considerada bajo diferentes aspectos: propiedades características y subpartes. En el ejemplo, [estatuas] constituye una parte de la descripción del parque y posible objeto de un nuevo anclaje por el que se encontraría en el punto de partida de una nueva operación de aspectualización y/o puesta en relación, proceso que podría continuarse hasta el infinito.
  5. En el campo de la pragmática, la descripción ha sido analizada a nivel de enunciados mínimos. La posición descriptivista de J.R. Searle sostiene que la descripción, inherente al uso de la palabra, puede ser aislada en un enunciado. Localiza la parte descriptiva de los enunciados en el contenido proposicional sobre el que se aplica la fuerza ilocutiva. A esta postura se opone J. L. Austin y los teóricos de la teoría de la argumentación, para quienes no puede separarse la parte descriptiva de la posición enunciativa adoptada en el enunciado. En este sentido, un procedimiento descriptivo es inseparable de la expresión de un punto de vista determinado de lo descrito. Calificar, por ejemplo, de [joya] el parque de la Ciutadella en un determinado contexto puede suponer, al mismo tiempo que una descripción, un acto ilocutivo de recomendación de su visita.

Todos los aspectos considerados en la caracterización del texto descriptivo, desde la perspectiva pragmática a las operaciones implicadas en su composición textual, son relevantes para una didáctica de la descripción, adecuada a la enseñanza de una L2. Conocer los condicionamientos enunciativos, qué aspectos seleccionar y cuáles no en una descripción, analizar las implicaciones pragmáticas de las palabras utilizadas, o saber cómo proceder para componer un texto descriptivo constituyen habilidades inherentes al desarrollo de la competencia comunicativa de los aprendientes.

Otros términos relacionados

Competencia discursiva; Destrezas lingüísticas; Estructuras textuales; Superestructura textual.

Bibliografía básica

  1. Adam, J.-M. (1993). La description. PUF, coll. «Que sais-je?», n.º 2783.
  2. Bassols, M. y Torrent, A. M. (1996). Modelos textuales. Teoría y práctica. Barcelona: Octaedro, 1997.
  3. Calsamiglia, H. y Tusón, A. (1999). Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso. Barcelona: Ariel.

Bibliografía especializada

  1. Adam, J.-M. (1992). Les textes: types et prototypes. Récit, description, argumentation, explication et dialogue. París: Nathan.
  2. Charaudeau, P. y Maingueneau, D. (2002). Dictionnaire d’analyse du discours. París: Seuil.
  3. Hamon, Ph. (1991). La Description littéraire. París: Macula.
  4. Hamon, Ph. (1993). Du Descriptif. París: Hachette Livre, 3.ª edición.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es