Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Método silencioso

El método silencioso consiste en fomentar el uso de la lengua por parte de los aprendientes, a quienes el profesor anima a producir la mayor cantidad posible de enunciados; con esta finalidad, el docente reduce al máximo sus intervenciones. El método se inscribe en la tradición que entiende el aprendizaje como una actividad orientada a la resolución de problemas, a la creatividad y al descubrimiento. El aprendizaje de una lengua es concebido, pues, como un proceso de crecimiento personal.

Esta propuesta fue desarrollada por C. Gattegno en 1972, quien redescubre, y aplica en la enseñanza de lenguas, el uso de las regletas de colores elaboradas por G. Cuisenaire, educador europeo que las utilizó para la enseñanza de las matemáticas. Las hipótesis que subyacen en el método silencioso postulan que el aprendizaje se facilita con las siguientes condiciones:

El método adopta un enfoque estructural en la organización de la lengua que se enseña, a la que considera como un conjunto de sonidos asociados arbitrariamente con determinados significados y organizados por unas reglas gramaticales en oraciones o unidades significativas. La lengua se presenta separada de su contexto social y se enseña mediante situaciones artificiales. La oración es la unidad básica de enseñanza y el profesor se centra en el significado proposicional más que en su valor comunicativo. Las reglas gramaticales se aprenden mediante procesos inductivos y el vocabulario adquiere una dimensión fundamental en el aprendizaje, especialmente el «vocabulario funcional», aquél que muestra mayor utilidad. El orden de presentación de los elementos lingüísticos responde a su complejidad gramatical, a su relación con lo enseñado previamente y a la facilidad con la que pueden presentarse visualmente.

En cuanto a la teoría de aprendizaje, C. Gattegno reconoce que los procesos en el aprendizaje de una segunda lengua son «radicalmente diferentes» de los utilizados en el de la primera lengua. Se pronuncia en contra de los métodos naturales y propone un enfoque «artificial», controlado, que requiere un compromiso personal del aprendiente con la adquisición de la lengua y que coloca a éste en el centro de atención. En su propuesta, el silencio es el mejor vehículo de aprendizaje pues ayuda a permanecer alerta, concentrado y mentalmente organizado. Por otro lado, el método silencioso intenta desarrollar mediante el aprendizaje consciente los procesos que facilitan el «aprender a aprender». En este sentido, el énfasis que pone en desarrollar la capacidad de aprender del estudiante, es uno de los rasgos distintivos que lo diferencian de otros métodos de enseñanza de lenguas.

El método espera que los aprendientes desarrollen autonomía, independencia y responsabilidad. Con esta finalidad, el profesor aporta opciones en las distintas situaciones, pero no ofrece modelos, ni corrige. En consecuencia, los estudiantes desarrollan «criterios internos» y se corrigen a sí mismos. La ausencia de explicaciones les conduce a llegar a sus propias conclusiones, a hacer generalizaciones y a formular las reglas que consideran necesarias. Los discentes ejercen una fuerte influencia sobre su propio aprendizaje pero no sobre el contenido que se enseña.

El profesor es responsable de la creación de un ambiente que facilite el aprendizaje y motive la participación de los aprendientes. Su papel es el de un observador neutral que no expresa su entusiasmo ni su reprobación por las actuaciones de los estudiantes. Selecciona los contenidos y los materiales, dirige la acción, designa a los interlocutores y es crítico con su actuación. La base de las actividades de clase son las respuestas a las órdenes, las preguntas y los estímulos visuales.

El método silencioso es famoso por la naturaleza de los materiales de ayuda que utiliza: los cuadros Fidel de pronunciación, en los que figuran los símbolos de la lengua objeto para todos sus sonidos vocálicos y consonánticos; las regletas de colores Cuisenaire, que se usan para asociar palabras y estructuras con sus significados en la lengua meta; y los cuadros de vocabulario, codificados por colores que responden a agrupamientos conceptuales de palabras.

Si bien la práctica que propone el método no es tan revolucionaria, su innovación se centra en el papel de facilitador silencioso del profesor, en la responsabilidad de los aprendientes para formular y comprobar sus hipótesis sobre cómo funciona la lengua, en los materiales que utiliza y en la forma que adquieren las actividades de clase.

Otros términos relacionados

Enfoque; Método; Enseñanza situacional de la lengua; Método audiolingüe.

Bibliografía básica

  1. Cortés Moreno, M. (2000). Guía para el profesor de idiomas. Didáctica del español y segundas lenguas. Barcelona: Octaedro.
  2. Richards, J. y Rodgers, T. (1986). Enfoques y métodos en la enseñanza de idiomas.  Madrid: Cambridge University Press, 1998.
  3. Zanón, J. (1989) «Psicolingüística y didáctica de las lenguas (II)». Cable, 3, pp. 22-33.

Bibliografía especializada

  1. Gattegno, C. (1972). Teaching Foreing Languages in Schools: The Silent Way.  New York: Educational Solutions.
  2. Sánchez, A. (1997).  Los métodos en la enseñanza de idiomas.  Evolución histórica y análisis didáctico.  Madrid: SGEL.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es