Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Materiales curriculares

Los materiales curriculares, también denominados didácticos, son recursos de distinto tipo —impresos como los libros de texto, audiovisuales como un vídeo, multimedia como un DVD, etc.— que se emplean para facilitar el proceso de aprendizaje. Constituyen un componente más del currículo, por lo que se requiere que mantengan una coherencia con el resto de elementos curriculares, esto es, con los objetivos, contenidos, metodología y evaluación de la enseñanza-aprendizaje.

La funcionalidad de los materiales didácticos en el proceso de aprendizaje ha sido objeto de distinta consideración. En una concepción tradicional los materiales uniformizan la acción docente; una perspectiva cognitivista del aprendizaje pone el acento en los procesos mentales que los materiales pueden favorecer; una visión humanista y socioconstructivista, en cambio, cuestiona el valor universal de estos recursos, si se quiere atender al individuo y a la comunidad donde se inserta el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este sentido, se han realizado propuestas que abogan por que los materiales didácticos se elaboren dentro del aula a lo largo de la actividad de enseñanza-aprendizaje, de modo que den cuenta del recorrido y del resultado final de un proceso de aprendizaje. Ahora bien, como ha señalado Martín Peris (1996:2), la relación entre materiales y práctica de aprendizaje está siempre mediatizada por la intervención activa del grupo de usuarios —profesorado y alumnado— que los interpreta cada vez que los utiliza.

La elaboración de materiales curriculares se concibe, por tanto, en función de diversos factores: los objetivos de aprendizaje, las necesidades de los alumnos, los procesos mentales que se quieren fortalecer o el medio social en que se utilizan. En consecuencia, no puede hablarse de materiales didácticos buenos ni malos a priori, sino de materiales más o menos adecuados a la propuesta docente que se persigue desarrollar.

Los principales requisitos que considerar en la selección de materiales serían, pues, los siguientes:

  1. su coherencia con el proyecto educativo, esto es, con las  opciones metodológicas (papel que el profesor desea asumir), con los objetivos, contenidos y procedimientos de aprendizaje;
  2. adecuación a las necesidades de los aprendientes y del contexto de aprendizaje;
  3. significatividad, de tal forma que los materiales consideren los conocimientos, intereses y valores de los estudiantes;
  4. impulso de la autonomía tanto de enseñanza como de aprendizaje;
  5. flexibilidad y adaptabilidad a la multiplicidad de acontecimientos que tienen lugar en el proceso de enseñanza-aprendizaje y a la diversidad de aprendientes, en el sentido de que los materiales no han tomado de antemano todas las decisiones propias del desarrollo curricular;
  6. equilibrio en el tratamiento de los distintos contenidos del currículo: conceptos, habilidades y actitudes; espacio dedicado a cada destreza lingüística; etc.
  7. gradación didáctica del material a lo largo del proceso de aprendizaje;
  8. autenticidad de las muestras de lengua y de las actividades de comunicación;
  9. contextualización por referencia a una situación de comunicación;
  10. claridad en la formulación lingüística de las instrucciones.

En la actualidad, docente y discente disponen de un amplio abanico de materiales curriculares, en distintos formatos y soportes: impresos (libros de texto, portafolio, etc.), digitales (materiales virtuales de autoaprendizaje, diccionarios en línea, etc.), recursos audiovisuales y multimedia. Se ha destacado (cfr. Cruz Piñol 1997) que los recursos digitales y telemáticos pueden fomentar la motivación y el componente lúdico en el autoaprendizaje, además de la reflexión en las actividades de autocorrección. Por su parte, los materiales didácticos impresos permiten una mayor contextualización para la realización de determinadas tareas y abordan cuestiones más estratégicas (análisis de la situación de comunicación, cortesía, etc.) y globales (estructuras textuales) determinantes para un uso competente de la lengua. De nuevo, el aprendizaje que cada tipo de materiales pueda fomentar dependerá de la explotación  que de ellos hagan profesorado y alumnado.

Otros términos relacionados

Actividad de aprendizaje; Aprendizaje de la lengua asistido por ordenador; Aprender a aprender; Factores de aprendizaje; Enfoque; Método; Programa; Secuencia didáctica.

Bibliografía básica

  1. Fernández López, M.ª C. (2004). «Principios y criterios para el análisis de materiales didácticos». En Sánchez Lobato, J. y Santos Gargallo, I. (dirs.). Vademécum para la formación de profesores, Madrid: SGEL, pp. 715-734.
  2. Gelabert, M.ª J.; Nueso, I. y Benítez, P. (2002). Producción de materiales para la enseñanza del español. Madrid: Arco-Libros.
  3. Martínez Bonafé, J. (1992). «¿Cómo analizar materiales curriculares?». Cuadernos de Pedagogía, 203, pp. 14-18.
  4. Martos Núñez, E. y García Rivera, G. (1998). «Sobre materiales didácticos». En Mendoza Fillola, A. (coord.). Conceptos clave en didáctica de la lengua y la literatura. Barcelona: SEDLL / ICE- UB/ Horsori, pp. 331-345.

Bibliografía especializada

  1. Allwright, R. (1981). «What do we want teaching materials for?» ELT Journal, 36/1, pp. 5-18.
  2. Cruz Piñol, M. C. (1997). «La World Wide Web en la clase de E/LE». En Internet:
    http://www.ucm.es/info/especulo/numero5/m_cruz.htm
  3. Lozano, G. y Ruiz Campillo, P. (1996). «Criterios para el diseño y la evaluación de materiales comunicativos». En Miquel, L. y Sans, N. (coord.). Didáctica del español como lengua extranjera, Madrid, Fundación Actilibre, Cuadernos del Tiempo Libre (colección Expolingua), volumen 3, pp. 127-155.
  4. Martín Peris, E. (1996). Las actividades de aprendizaje en los manuales de E/LE. Barcelona: Universitat de Barcelona. En Internet:
    http://www.sgci.mec.es/redele/biblioteca/martin.shtml
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es