Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Marcadores del discurso

Los marcadores del discurso son unidades lingüísticas invariables cuya función es señalar («marcar») la relación que se establece entre dos segmentos textuales. Estas unidades no ejercen función sintáctica alguna, sino que constituyen enlaces supraoracionales que facilitan la cohesión textual y la interpretación de los enunciados.

Los marcadores discursivos han sido uno de los aspectos más y mejor estudiados en la pragmática del español. De todos modos, su delimitación con respecto a los denominados conectores no siempre es clara. M.ª A. Martín Zorraquino y J. Portolés (1999) analizan los conectores como un subgrupo dentro de la categoría mayor marcadores del discurso. Otros lingüistas, en cambio, utilizan el término marcador con un sentido más restringido para designar las unidades que articulan el discurso oral, esto es, unidades que Martín Zorraquino y Portolés denominan marcadores conversacionales: D. Schiffrin (1987), por ejemplo, define los marcadores como elementos muy vacíos de contenido, a menudo monosílabos ([bien, ya, eh, etc.]), que adquieren sentido en la interacción conversacional.

Como características definitorias de los marcadores del discurso, M.ª A. Martín Zorraquino y  J. Portolés (1999) describen las siguientes:

  1. Desde un punto de vista prosódico, los marcadores se encuentran limitados como incisos por la entonación; en la escritura, esta entonación peculiar se refleja con frecuencia situando el marcador entre comas.
  2. Morfológicamente, son unidades lingüísticas invariables, que pertenecen a diferentes categorías gramaticales (interjecciones como eh, adverbios como bien, locuciones adverbiales como por el contrario).
  3. Sintácticamente, son unidades no integradas en la oración, con un grado de autonomía que varía para cada marcador (bueno puede aparecer independiente en un turno de habla; por el contrario es menos autónomo). A diferencia de las conjunciones, no presentan una posición fija (el marcador no obstante puede aparecer al principio, en medio o al final de un enunciado); en algún caso, de todos modos, es difícil documentar algunas de estas unidades en una posición que no sea la inicial del miembro discursivo que introducen (es el caso de a propósito, a saber, pues, entre otros). A diferencia de los adverbios que funcionan como complementos circunstanciales, no pueden recibir especificadores ni adyacentes complementarios. Otros rasgos sintácticos destacables son el hecho de no poder coordinarse entre sí o no admitir la negación.
  4. Los marcadores pueden incidir en miembros del discurso que constituyen categorías léxicas y sintagmáticas muy diversas: desde situarse con nombres ([Muestra ilusión, imaginación y en definitiva arte]) a encontrarse con oraciones ([Me ha gustado la película. Los actores, en cambio, no han estado muy bien]).
  5. Semánticamente, son elementos que no presentan un contenido referencial o denotativo, sino que muestran un significado de procesamiento: el de guiar, de acuerdo con sus distintas propiedades morfosintácticas, semánticas y pragmáticas, las inferencias que se han de efectuar del conjunto de los dos miembros discursivos que conectan.

Se han propuesto múltiples clasificaciones de los marcadores del discurso en español. Una de las más difundidas y comúnmente aceptada en la actualidad es la de Portolés (1998) y Martín Zorraquino y Portolés (1999). Estos autores diferencian cinco grupos de marcadores discursivos:

  1. Estructuradores de la información. Señalan la organización informativa de los discursos. En este grupo se distinguen varios subgrupos: los que introducen un nuevo comentario o comentadores ([pues, bien, etc.]); los que agrupan diversos miembros del discurso como partes de un único comentario, llamados ordenadores ([en primer lugar, por último, etc.]); y los digresores, que introducen un comentario lateral en relación al tópico principal del discurso ([por cierto]).
  2. Conectores. Vinculan un miembro del discurso con otro anterior, o con una suposición contextual. Se distinguen tres tipos: los aditivos ([incluso, además, etc.]); los conectores consecutivos o ilativos ([pues, entonces, etc.]); y los contraargumentativos ([en cambio, ahora bien, etc.]).
  3. Reformuladores. Presentan el miembro del discurso en el que se encuentran como nueva formulación de lo que se quiere decir con un miembro anterior. Se distingue entre reformuladotes explicativos ([es decir, o sea, etc.]), de rectificación ([mejor dicho, más bien, etc.]), de distanciamiento ([en cualquier caso, de todos modos, etc.]) y recapitulativos ([en suma, en conclusión, etc.]).
  4. Operadores argumentativos. Condicionan de alguna forma las posibilidades discursivas del segmento en el que se incluyen, pero sin relacionarlo con otro elemento anterior. Se diferencia entre operadores de refuerzo argumentativo ([en realidad, de hecho, etc.]) y operadores de concreción ([por ejemplo, en particular, etc.]).
  5. Marcadores conversacionales. Son los que aparecen con frecuencia en la conversación. En este grupo se distinguen los marcadores de modalidad epistémica ([claro, desde luego, por lo visto, etc.]), de modalidad deóntica ([bueno, bien, vale, etc.]), enfocadores de la alteridad ([hombre, oye, etc.]) y metadiscursivos conversacionales ([bueno, eh, este, etc.]).

De todos modos, hay que tener en cuenta el carácter polifuncional de los marcadores: por ejemplo, [entonces] puede funcionar bien como estructurador de la información en un discurso oral, bien como conector consecutivo; ocurre lo mismo con [en fin], que, además de su función de adverbio, puede ser un ordenador o un reformulador.

Desde una perspectiva didáctica, el uso de los marcadores discursivos revela el grado de dominio de una segunda lengua. Son básicos para la interacción conversacional y en el discurso escrito establecen conexiones clave para lograr coherencia entre las distintas unidades lingüísticas. Su aplicación a la enseñanza del español como lengua extranjera ha dado como resultado monografías y diccionarios que describen la semántica y la pragmática particular de cada uno de los distintos tipos de marcadores.

Otros términos relacionados

Análisis del discurso; Competencia comunicativa; Competencia discursiva; Lingüística del texto; Presuposición; Teoría de la argumentación.

Bibliografía básica

  1. Martín Zorraquino y Portolés, J. (1999). «Los marcadores del discurso». En I. Bosque y V. Demonte (dirs.). Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe, capítulo 63.
  2. Martínez Sánchez, R. (1997). Conectando texto, Barcelona: Octaedro.
  3. Portolés, J. (1998). Marcadores del discurso, Barcelona: Ariel.

Bibliografía especializada

  1. Martín Zorraquino, M.ª A. y Montolío, E. (coords.) (1998). Los marcadores del discurso. Teoría y análisis, Madrid: Arco/Libros.
  2. Montolío, E. (2001). Conectores de la lengua escrita, Barcelona: Ariel.
  3. Santos Río, L. (2003). Diccionario de partículas, Salamanca: Luso-Española de Ediciones.
  4. Schiffrin, D. (1987). Discourse Markers. Cambridge: C.U.P.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es