Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Lectura intensiva

En la enseñanza de lenguas, se distinguen dos tipos de lectura: la lectura extensiva y la lectura intensiva. La lectura intensiva es, en general, más lenta que la extensiva. Consiste en leer un texto prestando una atención especial al significado de las palabras y a su contexto.

Para saber cuál de las lecturas es la más adecuada en una determinada situación se deben tener en cuenta los objetivos del lector y el tipo de texto. En una lengua materna, por ejemplo, se suelen leer las instrucciones de uso de un aparato mediante lectura intensiva para enterarse bien de su funcionamiento y evitar que se estropee; una novela, sin embargo, suele leerse extensivamente para poder disfrutar de la lectura.

En el ámbito de la enseñanza de segundas lenguas los textos que se suelen leer intensivamente normalmente tienen como objetivo la adquisición de ciertas estructuras de la lengua y el aprendizaje de estrategias y técnicas relacionadas con la comprensión lectora. Además pueden tener como objetivo la adquisición de contenidos socioculturales. En general son de un nivel ligeramente superior al nivel de comprensión lectora que tiene el aprendiente. Se ha demostrado que se aprende más, en cuanto a las estructuras de la lengua, el vocabulario y las estrategias de comprensión lectora, cuando se tiene que hacer algún esfuerzo para entender el contenido, ya que el aprendiente se ve obligado a emplear y desarrollar aún más las estrategias de comprensión lectora.

La lectura intensiva se realiza generalmente con textos breves y suele tener lugar a través de la explotación didáctica de un texto en clase. Las actividades que se llevan a cabo son muy diversas. Algunos ejemplos son: responder preguntas sobre el texto, elegir la respuesta adecuada entra varias opciones, verdadero o falso, la elaboración por parte del aprendiente de preguntas sobre un pasaje u ordenar una serie de frases según la secuencia correcta. La lectura intensiva también es una manera de reforzar y ampliar el conocimiento léxico del aprendiente. Se puede realizar a través de tareas específicas, como deducir el significado de una palabra a partir del contexto o extraer del texto un determinado tipo de palabra y clasificarla. (San Mateo Valdehíta, 2005).

Una lectura intensiva le permite al lector aprender a controlar el propio aprendizaje. El alumno aprende a analizar las palabras, frases y oraciones para lograr una comprensión máxima, a prestar atención tanto al significado como a la forma de la lengua y a resolver sus dudas mediante el libro de texto, un diccionario o preguntas al profesor o a los compañeros.

Otros términos relacionados

Lectura graduada; Prelectura.

Bibliografía

  1. Esch, K. V. (1988). «La comprensión lectora del español como lengua extranjera: necesidades comunicativas, objetivos y métodos de enseñanza- aprendizaje». En II Jornadas Internacionales de didáctica del español como lengua extranjera. Madrid: Ministerio de Cultura, pp. 195-223.
  2. Grellet, F. (1981). Developing Reading Skills. A Practical Guide to Reading Comprehension Exercises. Cambridge: Cambridge University Press.
  3. San Mateo Valdehíta, A. (2005). Una lectura graduada narrativa para estudiantes de E/LE de nivel avanzado. REDELE, 3.
    http://www.sgci.mec.es/redele/biblioteca2005/sanmateo.shtml
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es