Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Integración de destrezas

Por integración de destrezas se entiende la combinación en la clase de LE de dos o más destrezas lingüísticas, engarzadas a semejanza de lo que ocurre en la vida real. Con el fin de simplificar, es habitual tratar por separado cada destreza; así hay, p. ej., cursos, libros o actividades dedicadas a la comprensión auditiva, a la expresión oral, a la comprensión lectora o a la expresión escrita. Sin embargo, en las situaciones reales de comunicación lo más habitual es que varias destrezas se combinen entre sí.

Si bien el término integración de destrezas es de reciente acuñación, en realidad el fenómeno es tan antiguo como la enseñanza de las lenguas extranjeras; p. ej., cuando en Roma los estudiantes de griego clásico leían textos literarios para traducirlos al latín por escrito, ya estaban integrando la comprensión lectora y la expresión escrita. Otro ejemplo lo constituye la actividad tradicional de leer un texto y a continuación contestar a unas preguntas, ya sea oralmente o por escrito. Ahora bien, el tratamiento de la integración de destrezas en la actualidad difiere sensiblemente del de otras épocas, sobre todo porque antes no se planificaba explícitamente en el programa de enseñanza; si unas destrezas se integraban con otras, era por casualidad, porque, de hecho, es más fácil que aparezcan combinadas que por separado. De los nombres de algunos modelos didácticos de otras épocas —método de la lectura, enfoque audiolingüe, etc.— se desprende que están centrados en determinadas destrezas, quedando las demás o bien desatendidas, o bien relegadas a un segundo plano.

El Marco común europeo de referencia establece una tipología de actividades comunicativas que, además de recoger las cuatro destrezas clásicas, incluye nuevas perspectivas y conceptos; los cuatro tipos resultantes son: comprensión, expresión, interacción y mediación. Las denominadas destrezas receptivas —comprensión auditiva y comprensión lectora— y las denominadas destrezas productivas —expresión oral y expresión escrita— suelen engarzarse entre sí, dando lugar a destrezas interactivas (p. ej., dialogar o cartearse con un amigo) o a destrezas de mediación (p. ej., leer un libro y a continuación escribir una reseña).

Difícilmente se puede concebir, pues, una destreza aislada por completo de las demás. Cada una de ellas puede combinarse con todas las demás, si bien suele hacerlo con mayor facilidad y frecuencia con alguna en particular. Por ejemplo, en una charla a través de Internet (chat) la expresión escrita y la comprensión lectora se complementan como las dos facetas de la conversación escrita.

Algunas teorías didácticas abogan por imitar en el proceso instructivo de la LE la misma secuenciación que se sigue en el aprendizaje de la L1: en una primera fase, el niño entiende, pero aún no habla; poco a poco empieza a hablar; en una etapa posterior, generalmente, cuando va a la escuela, empieza el aprendizaje de la lectura y poco después, el de la escritura. Esta secuenciación, por una parte, sustenta la tesis de que el dominio de las destrezas receptivas beneficia el desarrollo de las destrezas productivas y, por otra, va en consonancia con el hecho de que en la historia de la humanidad aparece previamente el lenguaje oral y sólo en una etapa ulterior y no en todas las civilizaciones aparece el lenguaje escrito. Siguiendo estos planteamientos, en el método audiovisual o en el enfoque audiolingüe, entre otros, el aprendizaje de la LE comienza por la comprensión auditiva, seguida de la expresión oral. De todos modos, a medida que se empieza a trabajar una nueva destreza, ésta empieza a integrarse con la(s) que ya se viene(n) trabajando en el proceso instructivo.

Con frecuencia, la combinación de las destrezas es de carácter secuencial, tal como ocurre típicamente en las destrezas interactivas: p. ej., en la correspondencia por correo electrónico en primer lugar una persona escribe un texto, a continuación otra persona lo lee y posiblemente escribe otro texto en respuesta, etc. No obstante, a menudo las destrezas también se solapan en el tiempo; un claro ejemplo es la interpretación simultánea, una destreza de mediación en la que el intérprete trabaja la comprensión auditiva en una lengua y la expresión oral en otra lengua al mismo tiempo (aunque con el desfase lógico entre la versión original y la versión traducida).

El ejemplo siguiente ilustra cómo se pueden integrar en una tarea todas las destrezas lingüísticas, así como las actividades comunicativas referidas en el Marco común europeo de referencia:

  1. entre toda la clase se selecciona una obra literaria y cada uno la lee por su cuenta (comprensión lectora);
  2. en clase se intercambian impresiones en grupos (interacción oral);
  3. el profesor comenta, aclara e interpreta algunos fragmentos del texto (mediación oral);
  4. cada grupo formula una pregunta al resto de la clase (expresión oral y comprensión auditiva);
  5. las preguntas se apuntan en la pizarra (expresión escrita);
  6. comienza un concurso en el que por turnos cada grupo intenta responder a las preguntas formuladas por los demás (interacción oral).

Por un lado, la toma de conciencia de que en la comunicación cotidiana las destrezas lingüísticas se combinan entre sí constantemente y, por otro, la voluntad de aproximar la realidad del aula de LE a la realidad de la comunicación entre los hablantes de la LE llevan a incluir la integración de destrezasen los programas de LE de orientación comunicativa —enfoque comunicativo, enfoque por tareas, etc.— y, de resultas de ello, también en los materiales didácticos. De todos modos, esta preocupación por la integración de las destrezas no es óbice para que determinadas actividades de aprendizaje y determinados materiales se sigan centrando en una sola de ellas.

Otros términos relacionados

Actividad de aprendizaje; método audiolingüe; libro de texto; planificación de clases; programa; programación.

Bibliografía básica

  1. Consejo de Europa (2001). Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza, evaluación (cap. 4.4.). Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte - Instituto Cervantes - Editorial Anaya, 2003.
    http://cvc.cervantes.es/obref/marco/
  2. Chamorro, M. D. (1996). «Integración de destrezas en niveles iniciales». En Didáctica del español como lengua extranjera, 3 (Sans, N. y Miquel, L., coords.). Madrid: Fundación Actilibre. Cuadernos del tiempo libre.
  3. Cortés Moreno, M. (2000). Guía para el profesor de idiomas: didáctica del español y segundas lenguas. Barcelona: Octaedro.

Bibliografía especializada

  1. Rosales, F. (1994). «Vídeo, interacción e integración de destrezas». En Didáctica del español como lengua extranjera, 2 (Sans, N. y Miquel, L., coords.). Madrid: Fundación Actilibre. Cuadernos del tiempo libre.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es