Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Funciones lingüísticas

Con el término funciones lingüísticas se alude a un determinado tipo de unidades de la lengua que resultan de analizarla desde la perspectiva del uso que de ella se hace y no de la de su estructura formal. Así, con el enunciado [¿Por qué no venís a comer a casa este fin de semana?] un hablante puede estar haciendo una invitación. Desde el punto de vista del análisis gramatical, este enunciado está formado con una oración interrogativa introducida por una partícula interrogativa, datos que resultan ser independientes de cualquier contexto de uso. Desde el punto de vista del análisis nociofuncional, el enunciado está asociado más frecuentemente a la función lingüística de hacer una invitación, pero puede estar asociado también a otras funciones lingüísticas, como por ejemplo pedir una explicación sobre una decisión o sobre un comportamiento. El interlocutor del hablante interpretará adecuadamente el sentido de esas palabras con ayuda de los conocimientos que tiene de su particular situación de comunicación, y a ese procedimiento de interpretación entre interlocutores se lo conoce como negociación del significado.  El sentido de un enunciado, a diferencia de la estructura gramatical en la que este se formula, es siempre dependiente del contexto de uso.

El término de función lingüística se acuñó con la publicación del Nivel Umbral (1979) y se relaciona con el de nociones lingüísticas y el de programa nociofuncional. En esa publicación se enumeraban hasta 72 funciones lingüísticas diferentes, agrupadas en 6 categorías. Estas categorías y sus correspondientes funciones (al igual, también, que las nociones con las que se asocian) son independientes no solo del contexto de uso (como se ha dicho) sino también de cualquier idioma en particular, es decir, son transversales a todas las lenguas. He aquí las seis categorías:

  1. Ofrecimiento o petición de información (identificación, relato, descripción y narración, etc.).
  2. Expresión de actitudes intelectuales y su comprobación (acuerdo y desacuerdo, aceptar o declinar una oferta o una invitación, etc.).
  3. Expresión de actitudes emocionales y su comprobación (gusto, agrado, sorpresa, miedo...).
  4. Expresión y comprobación de actitudes morales (aprobación, disculpa, aprecio, indiferencia...).
  5. Persuasión (sugerir actividades, aconsejar, prevenir...).
  6. Usos sociales de la lengua (saludar y despedirse, presentarse, felicitar, etc.).

Posteriormente, el Consejo de Europa publicó una versión ampliada y revisada (Threshold Level, 1990), de la que no se hizo versión al español. Las modificaciones más importantes consistían en la ampliación del número total de funciones (que casi se duplicaba), la reestructuración de las categorías establecidas en la versión de 1979 y la introducción de otras nuevas, tales como la estructuración del discurso y el control de la comunicación. Entre las pertenecientes a la primera de estas nuevas categorías figuraban por ejemplo, la de introducir un nuevo tema en una conversación, la de autocorregirse o la de indicar que uno se aproxima al final de su discurso; entre las de la segunda, la de pedir que el interlocutor repita algo, la de comprobar que uno ha sido comprendido o la de parafrasear lo que ha dicho.

El concepto de funciones lingüísticasestá estrechamente emparentado con el de funciones del lenguaje; no obstante, se diferencia de este por varias características:

  1. En primer lugar, por su objetivo, directamente relacionado con la obtención de unidades lingüísticas con las que elaborar un programa de enseñanza de una lengua extranjera.
  2. En segundo lugar, por su grado de sistematización, consecuencia de la anterior característica. Al no tener una finalidad estrictamente científica, sino aplicada, los criterios para su delimitación y establecimiento obedecen a la funcionalidad para la que se crean.
  3. En tercer lugar, derivado de la  característica anterior, por el número de funciones lingüísticas que pueden llegar a establecerse, que es abierto y mucho mayor que el de funciones de la lengua.
  4. Finalmente, por presentarse generalmente asociadas a una noción lingüística. (Función: dar información sobre [noción: el origen y la nacionalidad]).

En la bibliografía suelen aparecer los términos de microfunciones y macrofunciones. El de macrofunciones pertenece al campo de la lingüística textual y equivale al de secuencia textual; por contraste con él, el Marco Común Europeo de Referencia usa el de microfunciones para referirse a las distintas categorías enunciados considerados de forma aislada, generalmente breves y realizados como turnos de habla.

El Plan Curricular del Instituto Cervantes usa el término de funciones, sin más adjetivos,  para referirse a lo que estos otros documentos llaman microfunciones o funciones de la lengua. Las presenta distribuidas en sendos inventarios para cada uno de los distintos niveles de referencia, organizadas en categorías y subcategorías, y asociadas a los correspondientes exponentes. Cada inventario contiene seis capítulos: el de la información, el de la modalidad (certeza, duda, opinión, etc.), el de las funciones que suponen influir en la imagen del otro (amenazar, prohibir, pedir, sugerir...), el de la volición y las emociones (deseos, planes, sentimientos...), el de las relaciones sociales y la cortesía (saludar, despedirse, hacer un brindis...), y el de la forma de estructurar el discurso.

Otros términos relacionados

Acto de habla; Actividad comunicativa; Exponentes lingüísticos; Uso de la lengua.

Bibliografía básica

  1. Instituto Cervantes (2006). Plan Curricular del Instituto Cervantes. Niveles de referencia para el español. Madrid: Instituto Cervantes – Biblioteca Nueva.
  2. Ek, J. A. van y Trimm, J. L. M. (1991). Threshold Level 1990. Cambridge: CUP.
  3. Slagter, P. J. (1979). Un nivel Umbral, Estrasburgo: Consejo de Europa.

Bibliografía especializada

  1. Jonson, K. (1982). Communicative Syllabus Design and Methodology. Óxford: Pergamon.
  2. Widdowson, H. G. (1989). «Knowledge of Language and Ability for Use». En Applied Linguistics, 10/2, pp. 128-137.
  3. Wilkins, D. A. (1976). Notional Syllabuses. Óxford: OUP.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es