Centro Virtual Cervantes

Diccionario de términos clave de ELE

Aprendizaje mecanicista

Se entiende por aprendizaje mecanicista el que promueve la adquisición de nuevos conocimientos a través de procedimientos y prácticas repetitivas, concediendo poca importancia al significado de lo que se aprende y sin asociar la información recientemente adquirida con la información ya almacenada.

La noción de aprendizaje mecanicista es un concepto desarrollado por la psicología cognitiva, en oposición al aprendizaje significativo que postula D. Ausubel (1968). Según este psicólogo cognitivo, el aprendizaje mecanicista y el aprendizaje significativo pueden tener lugar tanto si se emplea una metodología propia del aprendizaje por descubrimiento como si el contenido se presenta por recepción, esto es, mediante la exposición del tema por parte del profesor.

Según la concepción cognitiva del aprendizaje, el conductismo potencia este tipo de aprendizaje mecanicista y repetitivo, puesto que, desde una perspectiva conductista, el proceso de aprendizaje de una lengua, al igual que cualquier otro proceso de aprendizaje humano, es el resultado de una suma de hábitos que se adquieren por medio de conductas repetitivas y mecánicas.

Algunas de las características básicas del aprendizaje mecanicista de segundas lenguas son:

  1. La nueva información es almacenada arbitrariamente, sin interactuar con los conocimientos previos que posee el aprendiente. Dicho de otro modo, el aprendizaje mecanicista se produce cuando la tarea de aprendizaje consta de puras asociaciones arbitrarias. En la asociación de los conceptos no hay una relación sustancial y con significado lógico. Un ejemplo sería aprender por repetición una lista de palabras que no guardan ninguna relación entre sí [el lápiz, la batidora, el césped, el pijama, desayunar, anaranjado, etc.].
  2. El papel del profesor consiste en desarrollar buenos hábitos en los alumnos, lo que se consigue principalmente con ejercicios estructurales, la memorización de diálogos o la repetición a coro de estructuras lingüísticas. El profesor tiene un papel activo de proporcionar estímulos y es quien controla y reconduce la evolución del aprendizaje.
  3. El papel desempeñado por los aprendientes es bastante pasivo; simplemente, responden a los estímulos ofrecidos, sin tener en cuenta el contenido de lo que se practica, y sin tomar la iniciativa en la interacción. Así, un ejercicio propio de un aprendizaje mecanicista podría ser repetir una estructura. El aprendiente tiene una escasa implicación activa a la hora de analizar la lengua, o de desarrollar sus propias estrategias para aprender. Asimismo, no hay implicación afectiva al no ser necesaria una disposición positiva ante el aprendizaje.
  4. El aprendizaje mecanicista busca evitar el error (enlace a «análisis de errores»), que podría reforzar malos hábitos. Como en la enseñanza de idiomas se ha considerado generalmente que la fuente principal de errores es la lengua materna, es importante no hacer referencia a ella ni utilizarla como medio de instrucción. Una manera de reforzar las respuestas correctas y de evitar errores es memorizar diálogos e insistir en la repetición de estructuras.
  5. El aprendizaje se olvidará al poco tiempo si se logra sólo mediante la repetición mecánica, ya que los nuevos conocimientos se incorporan de forma arbitraria en la estructura cognitiva del alumno y no quedan almacenados en la memoria a largo plazo. En este  sentido, cabe precisar que en ocasiones se utilizan indistintamente aprendizaje mecanicista y aprendizaje memorístico, si bien la psicología cognitiva se preocupa por el modo en que los conocimientos adquiridos quedan memorizados significativamente.

En la didáctica de lenguas extranjeras, se ha tendido a asociar  aprendizaje mecanicista con el que se manifiesta en los ejercicios estructurales propios del método audiolingüe, que tienen como objetivo destacar una estructura lingüística y hacer que el alumno la interiorice a base de practicarla. De todos modos, cabe señalar que el aprendizaje mecanicista no es propio y exclusivo de una concepción conductista del aprendizaje, puesto que en otras concepciones fácilmente puede caerse en unas prácticas mecanicistas; así, por ejemplo, en algunos ejercicios propuestos en las primeras etapas de los enfoques comunicativos pueden practicarse de forma mecánica estructuras nociofuncionales.

Otros términos relacionados

Actividad de práctica controlada; Aprendizaje deductivo; Aprendizaje inductivo; Respuesta.

Bibliografía básica

  1. Richards, J. C. y Rodgers, T. S. (1986) Enfoques y métodos en la enseñanza de idiomas.  Madrid: Cambridge University Press, 1998.
  2. Williams, M. y Burden, R. L. (1997). Psicología para profesores de idiomas. Enfoque del constructivismo social. Madrid: Cambridge University Press; Colección Cambridge de didáctica de lenguas, 1999.

Bibliografía especializada

  1. Ausubel, D., Novak, J. D. y Hanesian, H. (1968). Psicología educativa, un punto de vista cognoscitivo. México: Trillas, 1976.
  2. Skinner, B. F. (1957). Conducta verbal. México, D. F.: Trillas, 1981.
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es