Centro Virtual Cervantes
Rinconete > Literatura
Miércoles, 13 de septiembre de 2006

Rinconete

Buscar en Rinconete

Literatura

Las vanguardias en nuestras revistas, 34. Revista Savia del Ecuador

Por M. Ángeles Vázquez

La revista Savia (1925-1927) de Guayaquil, dirigida por Gerardo Gallegos, es una de las publicaciones más sólidas y que mejor ejemplifica y actualiza la oposición entre una vanguardia artística y la avanzada literaria de preocupación social, que sustentará Hélice un año más tarde. Su entusiasmo por los programas contemporáneos lo justifican con la publicación de Gerardo Diego, Maples Arce, List Arzubide, Diego Rivera, Oliverio Girondo, Vicente Mestri, Héctor Cuenca, Vicente Huidobro o José Carlos Mariátegui. Bajo la sección titulada «Periscopio Literario» se hacen eco de las revistas hispánicas Martín Fierro, Ulises, Revista de Occidente, Tableros, Alfar y todas aquellas que se hallan bajo los supuestos vanguardistas.

Impulsan la edición de textos que reflexionen acerca de la significación del concepto ‘vanguardia’ y se definen como un periscopio orientado sobre las fortalezas de la juventud del mundo hispánico. Contrastan la relación existente entre literatura y sociedad para marcar la pauta que haga frente a los conflictos nacionales y se produce la más compacta escisión entre la vanguardia formalista y la «verdadera vanguardia» o de preocupación social que los legitime, advirtiendo con ello acerca del impedimento de aplicar los ismos europeos a los códigos de la realidad ecuatoriana, de tal manera que su denominación va adquiriendo en estos años un giro esencialmente político. Se inicia así, en 1927, un proceso de depuración literaria que culmina con la publicación del «Grupo de Guayaquil» de Los que se van y con la evolución poética de Hugo Mayo.

Savia emerge días antes del golpe de estado de 1925, con la propuesta editorial «¡Juventud! Es hora de hacer vivir los ideales» (número 1) en la que se reconozca una «Verdad» que no permanece ajena a los problemas sociales, así un mes después de la Revolución de Julio, Savia se pronuncia a favor de los paradigmas de progreso político, proclamados en «Nuestro Deber» en el número 3 de agosto de 1925.

En 1927 se celebra el concurso de poesía organizado en Guayaquil con ocasión de la «Fiesta del Montuvio». Los ganadores fueron Hugo Mayo, Enrique Avellán Ferrés y María Luisa Lecaro, todos ellos miembros de la revista. Con tal ocasión el director de Savia, Gerardo Gallegos, declara en «El pensamiento Latino Americano» publicado en el número 31, que la trayectoria que ha seguido la poética de vanguardia se identifica con aquella que aglutine lo social con la «Belleza» y el «Arte» y subraya las diferencias emergentes entre Europa y América a favor de una cultura nacional revolucionaria socialista. Arremeten y niegan la doctrina de Apollinaire y el agotamiento del pensamiento europeo que produce esa «vanguardia formal» que empieza a ser tratada como inadecuada para expresar la ideología del país, lo que suscriben los escritores agrupados en torno a Savia, Hugo Mayo, Camilo E. Andrade, María Luisa Lecaro, Alberto Andrade y Arizaga, entre otros.

No obstante, en esta segunda mitad de la década del 20, la influencia de los ismos europeos en Ecuador dieron lugar a la más consistente contribución poética del periodo, que junto a los ideales desarrollados por Savía, generaron una transformación del universo literario que Alberto Andrade calificó en «El vanguardismo y su significación en la historia literaria» en 1928, como «grandiosa, radical e indefinida, sobre todo in-de-fi-ni-da» y que ratifica Jorge Carrera Andrade años más tarde con la propuesta ya madurada, de una vanguardia latinoamericana con consignas autóctonas.

Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es