Centro Virtual Cervantes
Rinconete > Literatura
Lunes, 4 de julio de 2005

Rinconete

Buscar en Rinconete

Literatura

Las vanguardias en nuestras revistas, 13. Revistas «estridentistas»: Actual, Irradiador y Horizonte de México

Por M. Ángeles Vázquez

Manuel Maples Arce lidera el estridentismo (1922-1927), movimiento favorecido por la poesía de Germán List Arzubide, Salvador Gallardo y Luis Quintanilla y por la prosa de Arqueles Vela. Se adhieren también al grupo los artistas Leopoldo Méndez, Ramón Alva de la Canal y el escultor Germán Cueto. El estridentismo —con matices del futurismo italiano de Marinetti y del ultraísmo— hace su aparición cuando en Europa surgen el cubismo y el dadaísmo, y en el contexto de la postrevolución mexicana, que intenta ilustrar las posibilidades poéticas de lo mecánico y el valor del tema social en la poesía. Enaltecen los nuevos aparatos con imágenes dinámicas, hacen uso de recursos tipográficos y sitúan la palabra en libertad. Es un movimiento de síntesis de las corrientes europeas, en contra del tradicionalismo poético vigente. Intentaban «... imponer una nueva estética que reflejara al hombre contemporáneo, sus preocupaciones y sus desesperaciones...», según palabras de Luis Mario Schneider, estudioso e historiador del grupo.

En diciembre de 1921 aparece su primer manifiesto en Actual. Hoja de vanguardia n.º 1. Comprimido estridentista de Manuel Maples Arce que se pegó en las paredes de la ciudad de Puebla tal como hicieran en su primera época Borges y los ultraístas con su hoja mural Prisma. Hace alusión a Marinetti y su declaración de principios es como una bofetada al tradicionalismo, al costumbrismo, al modernismo y a sus mustios epígonos. El estridentismo, hasta este momento, no puede entenderse más que como un «grupo» acomodado a una sola persona: Manuel Maples Arce, tal y como indica el subtítulo de la revista, que solo duraría tres números, hasta julio de 1922.

El segundo manifiesto es del 1 de enero de 1923. A la firma de Maples Arce se suman ahora la de Germán List Arzubide, Salvador Gallardo, Miguel N. Lira, Alfonso Muñoz Orozco, Pedro Echeverría, Germán Cueto, Fermín Revuelta y muchos nombres más. Pero quienes comparten la dirección junto a su fundador, son List Arzubide que en ese momento editaba la revista Ser y Arqueles Vela. En él declaran que la poesía ha sido prostituida por el gobierno y sus voces de batalla serán «viva el mole de guajotote» y «Chopin a la silla eléctrica».

Más tarde, junto a Fermín Revueltas, editan Irradiador: Revista de vanguardia. Proyector internacional, que supuestamente aparece en septiembre 1923 (el tercero y último número sale en noviembre 1923). Inauguran la revista con un texto arqueológico del Borges ultraísta, titulado «Ciudad», pero poco o nada se conoce más de esta publicación de la que no existe rastro alguno, incluida la Biblioteca Pública del Estado de Xalapa, cuna del estridentismo.

A causa de sus ideales les fueron clausurados todos sus espacios, pero su vehemencia renace hacia 1925 cuando Heriberto Jara, gobernador de Veracruz, los invita a Xalapa y nombra Manuel Maples Secretario de Gobierno. Desde ese momento, bautizan la ciudad como «Estridentópolis» y publican, entre otros textos, la revista Horizonte, tutelada por Germán List Arzubide desde el número uno de abril 1926 hasta 1927, aunque la labor estridentista no se limita a editar su revista, folletos o manifiestos, toman parte activa en el desarrollo cultural de la ciudad. List Arzubide que fue director de la Biblioteca Popular, da a conocer obras de Góngora, a sus compañeros estridentistas y la primera edición bien realizada de Los de abajo, de Mariano Azuela. La identificación del gobernador Jara con ese proyecto formativo fue tanta que escribió para Horizonte cuentos y artículos bajo el seudónimo de J. Hierro Tavaré. La visión iconoclasta del grupo sugiere otra realidad, un universo lúdico y táctico como movimiento vanguardista, que cuestiona la literatura misma y promueve un futuro para el país en el proyecto de ciudad futurista identificada con Xalapa. Los diez números de Horizonte dan constancia de esta proletarización de sus actitudes artísticas y sociales. Pero los cambios políticos de la época precipitan su disolución, además de la aparición de Contemporáneos que literalmente los borra del mapa cultural.

Años más tarde, los textos estridentistas —poco difundidos y menos conocidos— son recopilados por Luis Mario Schneider, quien reedita varios libros y realiza estudios críticos sobre el movimiento, impulsando su reconocimiento oficial en 1997 con el apoyo del único estridentista vivo en ese momento: Germán List.

Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es