Centro Virtual Cervantes

Aula de lengua

DidactiRed

InicioEnviar comentarios


DidactiRed
Lunes, 7 de mayo de 2007
   

Inteligencia intrapersonal: «Adivina quién es»
 
Por Fernando D. Rubio Alcalá


Apartado: Competencias generales
Subapartado: Competencia existencial. Desarrollar actitudes que favorezcan el aprendizaje (autoestima, pertenencia al grupo...)
Nivel: A2 o Plataforma (Inicial)
Actividad de la lengua implicada: interacción oral, comprensión lectora, expresión escrita
Destinatarios: Jóvenes y adultos
Tipo de agrupamiento: Parejas y gran grupo
Tiempo de preparación: 1 minuto
Material necesario: Media hoja de papel
Duración aproximada: 20 minutos


Descripción

El objetivo principal de esta actividad es que los alumnos desarrollen su inteligencia intrapersonal y se potencie su autoestima.

Esta entrega es la sexta actividad de aula de una serie de propuestas que se inició con la actividad de reflexión para el profesor titulada «Múltiples formas de enseñar español» que pretende hacer un acercamiento a la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner y presentarla como un marco que permita al docente abordar la diversidad de las aulas, organizar distintos contextos de aprendizaje que faciliten la comprensión y la activación de distintos tipos de inteligencia que pueden poner en juego los estudiantes, así como programar tareas atractivas para el aprendizaje del español. En esta se hace una propuesta para contribuir al desarrollo de la inteligencia intrapersonal.

Con la secuencia de actividades que se presenta a continuación, se pretende favorecer la inteligencia intrapersonal que se desarrolla cuando la persona ejercita el conocimiento sobre sus propias dimensiones personales y sobre sus emociones, y aprende a solucionar los conflictos que pudieran surgir en el interior de uno mismo. Reconocer las fortalezas y debilidades de uno, reflexionar sobre nuestra personalidad y analizarse, ser consciente de los sentimientos íntimos, deseos y sueños, evaluar los patrones de pensamiento, y comprender el papel que uno desempeña con respecto a otras personas son actividades que desarrollan la inteligencia intrapersonal (Bogod 1998: 6). En el contexto del aula, a todo ello pueden contribuir tareas como las siguientes:

  • Proponer a los alumnos la realización de un trabajo o un proyecto individual.

  • Proponerles distintas tareas como deberes fuera del aula, entre las que los alumnos puedan elegir.

  • Pedirles que completen inventarios y cuestionarios con respuestas (listas de comprobación) a través de los que puedan reflexionar sobre sus emociones.

  • Sugerirles que escriban diarios personales.

  • Ayudar o facilitar el aprendizaje autónomo (explicando a los alumnos, por ejemplo, procedimientos para estudiar o comprender mejor los significados del idioma).

  • Dejar que los alumnos reflexionen sobre algunos aspectos personales en relación con el aprendizaje del idioma (por ejemplo, planteándoles cuestiones como: ¿Qué actividad os produce más ansiedad? o ¿Qué pensamientos tenéis cuando tenéis esa ansiedad? o ¿Intentáis remediarlo o tenéis algún truco para tener menos ansiedad?)

  • Indagar sobre centros de interés de los alumnos y a partir de ahí escoger textos o canciones para su trabajo en el aula.

  • Dejar que los alumnos se fijen objetivos a corto plazo para aprender aspectos del idioma. (Christison 1998: 8).

Rubio (2002) añade dos tareas más a las señaladas: hacer ejercicios de relajación (ya que estos ayudan en buena medida a poder mirar hacia el interior de uno), y utilizar la música como elemento pacificador y creativo.

La actividad aquí propuesta «Adivina quién es» permite al alumnado mejorar su actitud en el aula ya que los lazos entre los compañeros se refuerzan mediante el intercambio de mensajes reales y positivos referidos a la personalidad y al aspecto físico. La autoestima se fortalece mediante un sentido de identidad y pertenencia.

Subir


Introducción a la actividad

Para iniciar la actividad repasa con los alumnos los adjetivos que denotan personalidad y aspecto físico, así como sustantivos sobre aficiones. Junto a dicho repaso añade vocabulario que pueda ser nuevo para los alumnos. Esto se puede realizar, por ejemplo, pidiendo a los alumnos que piensen en un familiar, y que señalen un rasgo de personalidad y otro físico de esta persona y que a ellos les parezca positivo, así como una de sus aficiones. Después, para la puesta en común, puedes dividir la pizarra en varias columnas e ir anotando lo que los alumnos van diciendo (una columna para el nombre de la persona, otro para un rasgo de personalidad destacado, otro para el comentario sobre su aspecto físico y otra para la afición).


Subir


Pasos de la actividad

1. Pide a los alumnos que cojan una hoja de papel (tamaño A4), la corten por la mitad, se queden con uno de sus trozos y escriban en ella su nombre en el centro. Pídeles que, sin que les vea ningún compañero, escriban en ese papel lo siguiente:

  • en la esquina superior izquierda un rasgo positivo de su personalidad;
  • en la esquina superior derecha un rasgo positivo de su aspecto físico;
  • en la esquina inferior izquierda una afición;
  • en la esquina inferior derecha un rasgo de su personalidad que les gustaría mejorar (si son alumnos adultos pueden escribir una faceta del aprendizaje del idioma que necesitan mejorar).

Si lo ves conveniente, puedes presentarles un ejemplo para que vean lo que tienen que hacer.

2. Recoge todas las hojas y explica a los alumnos que a partir de esas informaciones que han apuntado en ellas, tendrán que adivinar el compañero del que se trate en cada caso. Mezcla o baraja las hojas y extrae una al azar. Empieza dando información como en el siguiente ejemplo: «Este compañero es simpático… y le gustan sus ojos… Le gustaría mejorar su…». Deja que los alumnos en voz alta y en cualquier momento intenten adivinar de quién se trata. Una vez que lo hayan adivinado, haz lo propio con otra hoja, y así sucesivamente. Un aspecto positivo del juego está en que cuando los alumnos se equivocan de compañeros, están atribuyendo más características positivas a estos.

3. Reparte al azar las hojas a los alumnos para que en ella escriban más datos sobre el compañero al que se refiere esa ficha. Pídeles que los apunten en el reverso de la hoja. Diles que además de recoger en una breve descripción la información que ese compañero dio sobre sí mismo, deben añadir toda la información que consideren oportuna, siempre que esta destaque cualidades positivas de ese compañero. Por ejemplo:

«David es simpático y alegre. Le gusta su nariz y su afición favorita es la natación. Quiere mejorar su orden… Además… ».

4. Como actividad final pide a un alumno que lea el texto que ha escrito y se lo entregue al compañero del que se trate, y así sucesivamente. Para desarrollar la interacción oral, da paso a una puesta en común. Pon a los alumnos en círculo y di el nombre de un alumno para que otros compañeros digan sobre este aspectos positivos. Deja unos 20 segundos y cambia de nombre/alumno. Si el tiempo no permite hacer una ronda con todos los nombres de la clase, escoge el nombre de aquellos alumnos que puedan tener un nivel de autoestima más bajo para que sus compañeros hagan comentarios positivos sobre ellos.


Subir


Comentarios

Esta actividad puede realizarse con alumnos de distintos niveles y edades, según sea el vocabulario que se pretenda incluir. Genera un clima muy positivo en el aula y mejora la relación entre compañeros. Ayuda a descubrir rasgos positivos entre los alumnos y a que los alumnos adopten actitudes positivas hacia la participación en las dinámicas de la clase.

En algunas edades, como la adolescencia, los rasgos físicos pueden ser muy importantes y generar ansiedad. Es conveniente comentar a los alumnos que no hay que juzgar únicamente a las personas por sus rasgos externos, sino además y sobre todo por los internos. Asimismo, hay que fomentar la aceptación física de uno mismo y promover el deseo de ser mejor persona.

A continuación se ofrece una serie de referencias bibliográficas sobre el tema que pueden resultar de interés:

BOGOD, L.: «An Explanation of Learning Styles and Multiple Intelligences». Island Adult Development Association, 1998. Documento de Internet disponible en [http://www.ldpride.net/learningstyles.MI.htm].

CHRISTISON, M. A.: «Multiple intelligence theory and second language learning» en J. M. Reid (ed.) Understanding learning styles in the second language classroom. Upper Saddle River: Prentice Hall Regents, 1998.

RUBIO ALCALÁ, F. D.: «La inteligencia intrapersonal en el alumnado de idiomas» en M. C. Fonseca Mora (ed.) Inteligencias múltiples, múltiples formas de enseñar inglés. Sevilla: Mergablum, 2002.

Esta entrega forma parte de la serie de actividades de aula que ofrece propuestas para el desarrollo de las inteligencias múltiples que se abrió con la actividad de reflexión para el profesor «Múltiples formas de enseñar español». Las otras actividades de aula que forman parte de esta serie son las siguientes:

«Inteligencia musical: “¡Mi cantante favorito!”»
«Inteligencia lógico-matemática: “Enrica, la miedica”»
«Inteligencia interpersonal: “¿Qué tenemos en común?”»
«Inteligencia naturalista: “Una clase llena de piedras y conchas”»
«Inteligencia cinética-corporal: “Al aula de ELE con el cuerpo en mente»»
«Inteligencia emocional: “Yo soy tú”»
«Inteligencia visual: “Me veo con un anillo mágico”»

 

 
Subir
| DidactiRed |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | El trujamán |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 1999- . Reservados todos los derechos.