Centro Virtual Cervantes
Artes
Paisajes sonoros > I Encuentro > El diseño sonoro del espacio construido
Paisajes sonoros I
1 2 3 4 5 6

El diseño sonoro del espacio construido. Entre la intuición y el método (2 de 6)

Centrando el tema en el ámbito de la arquitectura y del urbanismo todos estamos de acuerdo en la capacidad de ambos para definir nuestra sensación del lugar. Crean y modifican lugares construyendo o implicando hitos físicos o simbólicos dentro del espacio. Crean formas, volúmenes, ritmos, líneas visuales y puntos de fuga, caminos potenciales, relaciones de vecindad o de alejamiento. Es interesante comprobar cómo los maestros describen la capacidad de construir lugares con la luz, con los volúmenes, con lo imprevisible de los elementos atmosféricos. Le Corbusier, el gran maestro de la arquitectura moderna,  señala: «El arquitecto, organizando las formas realiza un orden que es pura creación de su mente; a través de las formas golpea con intensidad los sentidos y, provocando emociones plásticas mediante las relaciones que crea, despierta en mí resonancias profundas, nos da la medida de un orden que participa del orden universal, determina movimientos diversos de nuestro espíritu y de nuestro corazón: es aquí donde advertimos la belleza»4.

Por su parte, Francesco Venezia, un poeta de la arquitectura contemporánea, nos muestra los valores básicos de la arquitectura para construir lugares: «La arquitectura ha alcanzado resultados altísimos en su inicio y las reglas no han cambiado. Terragni, campeón de la modernidad, consideraba el rectángulo áureo la unión con los antiguos, una de las formas planimétricas adoptadas con frecuencia por asirios, egipcios, griegos y romanos. Así el rectángulo podía conferir a un edificio de los años treinta aquel mismo valor de “absoluta belleza geométrica”». Continúa comentando Venezia: «Le Corbusier nos hablaba de luces egipcias, persas y griegas como valores de la arquitectura… La luz solar y su control están en el origen de la arquitectura. Todos tenemos la experiencia del crepúsculo del atardecer cuando las formas pierden todo relieve y conocemos la experiencia de la aurora cuando todo parece volver a la vida. Podemos proyectar las sombras, podemos decidir cómo hacer del astro solar un obediente maestro de sombras. Obediente a nuestros deseos, a nuestros cálculos. Después hay una nube que pasa y todo cambia… ¡Menos mal! Obediente a nuestros cálculos, este es el punto. El recorrido del sol sigue leyes que no cambian en el tiempo. Un efecto calculado por un arquitecto egipcio se representa hoy con la misma implacable precisión en aquella hora de aquel día del año. El control de la luz puede ser un punto de partida para comprender cómo es nuestra relación sensible con el medio. El control de la luz solar nos permite lanzar en el futuro la forma de nuestra sensibilidad»5.
 
Parece que la preocupación de los arquitectos es la de configurar un espacio tridimensional que satisfaga especialmente la visión, aunque se hace referencia a los sentidos en su totalidad  Pero si nos detenemos en el trabajo de Le Corbusier, podemos comprobar la creciente necesidad de introducir el elemento sonoro, el mundo del sonido en su obra. En el índice de su  libro Hacia una arquitectura —que podemos considerar un punto de inflexión entre los antiguos tratados arquitectónicos y el modo moderno de desarrollar una teoría de la arquitectura— habla de formas, volúmenes, plantas, elementos que hacen referencia al mundo visual. Sin embargo, cuando construye la Capilla de Notre-Dame-du-Haut, en Ronchamp (1950-1955) introduce el concepto de acústica paisajística, es decir, la influencia de la reverberación acústica del entorno natural en la determinación de la forma y de los volúmenes de la capilla, situándola en correspondencia a los cuatro indicadores acústicos externos: dos valles, la llanura del Soane y la línea de las colinas alsacianas
[Figura 1].

El propio Le Corbusier comenta: «Sobre la colina dibujé con cuidado los cuatro horizontes. Estos esbozos provocaron desde un punto de vista arquitectónico, una respuesta acústica, una acústica visual de las formas… Las formas hacen ruido y silencio; algunas hablan otras escuchan…»6. Cuando proyecta y construye el Convento de Sainte-Marie-de-la-Tourette, cerca de Lión (1957-1961), Le Corbusier confiesa querer «construir una casa del silencio para los hombres que se dedican a la oración y al estudio». Cuando la acústica de este lugar resultó excelente comentó: «Aquí tenéis una acústica de gran pureza, no puedo decir que la haya encontrado de modo completamente consciente, sino más bien de haber tenido olfato»7. La manera sistemática de introducir el sonido es mediante el tipo de relación que tradicionalmente se reconoce en la música y en la arquitectura, es decir, mediante los números [Figura 2].

Cuando recibió el encargo para proyectar la Tourette, Xenakis ideó lo que Le Corbusier llamó pans de verre musicaux —pantallas musicales de vidrio—. Vidrieras interrumpidas por láminas sutiles de cemento ritmadas en progresión aritmética siguiendo las normas que desde siempre regulan la escritura musical. Continua señalando Le Corbusier: «Para reconocer la presencia de un fenómeno acústico en el dominio de la forma, no hay que ser un iniciado sino un individuo sensible a las cosas del universo. El oído puede ver las proporciones. Se puede escuchar la música de las proporciones visuales»8.

Le Corbusier: Capilla de Notre-Dame-du-Haut, en Ronchamp (1950-1955)

Figura 1
Le Corbusier: Capilla de Notre-Dame-du-Haut, en Ronchamp (1950-1955). volver

Le Corbusier: Convento de Sainte-Marie-de-la-Tourette, Lyon (1957-1961)

Figura 2
Le Corbusier: Convento de Sainte-Marie-de-la-Tourette, Lyon (1957-1961). volver

Volver a la página anterior Subir al principio de la página Ir a la página siguiente

Notas

  • (4) LE CORBUSIER: Vers une architecture. París, Crés, 1923; (trad. it. a cura di Pierluigi Cerri e Pieluigi Nicolin: Verso un’architettura. Milán, Longanesi, 1984.) volver
  • (5) Di MARTINO, P.: Trentadue domande a Francesco Venezia. Nápoles, CLEAN edizioni, 1997. volver
  • (6) LE CORBUSIER: Ronchamp. Milán, Edizioni di Comunitá Milani, 1957. volver
  • (7) PETIT, J.: Un convento di Le Corbusier. Milán, Edizioni di Comunitá Milani, 1961. volver
  • (8) LE CORBUSIER: Modulor. 2ª editions de l’architecture d’aujourd’hui, Boulogne sur Seine, 1950 [1948]. volver
I Encuentro Iberoamericano sobre Paisajes Sonoros. Festival América-España. OCNE. Madrid, 2007
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, . Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es