Aula de lengua

Inicio



Redundancias III: De los sus ojos


De los sus ojos tan fuerte mientre llorando
tornava la cabeça y estava los catando.
(...)
«¡Esto me an buelto mios enemigos malos!»
(...)
burgeses e burgesas por las finiestras son,
llorando de los ojos tanto avien dolor.
De las sus bocas todos dizian una razon:
«¡Dios, que buen vassalo! ¡Si oviesse buen señor!»

Primeros versos del Cantar de Mío Cid

 

El juglar o los juglares que pensaron y recitaron el Cantar de Mío Cid ya sabían que formulaciones como: «De los sus ojos tan fuertemente llorando», «enemigos malos», «llorando de los ojos», aportan valor expresivo a la lengua y aumentan la intensidad de su significación; pero no queríamos hablarles de esta figura retórica llamada pleonasmo, sino de las redundancias innecesarias que se producen en la lengua escrita, que nada añaden al contenido del texto y afean el estilo.

Leonardo Gómez Torrego en su Manual de español correcto enumera una larga lista de redundancias de las que extraemos algunas:

Bifurcarse en dos direcciones
Casualidad imprevista
Hablar tres idiomas diferentes
Enfermedades patológicas
Coordinadas entre sí
Insistir reiteradamente
Paradigma ejemplar
Peluca postiza
Dar portazos a las puertas
Prever con antelación
Proyecto de futuro
Utopía inalcanzable
Volver a releer...

La verdad es que hemos de decirles que el otro día un usuario nos envió un mensaje contándonos que había presenciado una acalorada discusión entre una pareja porque él decía que había entrado dentro de la casa y... a lo que ella le contestó que siempre hablaba de más...

 


Arriba
| Al habla | Inicio de la sección |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | El trujamán |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 1999-. Reservados todos los derechos.