Aula de lengua

Inicio


Alegreme o me alegré: posición de los pronombres personales


Rafael Ortega López nos envía las siguientes frases procedentes de varios cuentos fantásticos de Rubén Darío:

«Alegréme, a pesar de que instintivamente sentía repulsión por él: alegréme, porque necesitaba en aquellos momentos desahogarme con alguien, aunque fuese con él»

(Thanatopia, pág. 10)

«En las horas de los rezos y de los cantos, notábanle todos los miembros de la comunidad, ya meditabundo, ya agitado... »

(Verónica, pág. 29)

«Aparecióse un obispo a otro obispo, para indicarle un lugar en que se encontraba un documento perdido de los archivos de la catedral»

(La larva, pág. 41)

Alegréme, notábanle, aparecióse... ¿o deberíamos decir me alegré, le notaban o se apareció?

En el español actual, los pronombres átonos (me, te, le, se) se suelen poner delante del verbo, salvo que éste sea un gerundio, un infinitivo o un imperativo, pues estas formas verbales exigen que los pronombres átonos se coloquen detrás.

Así, tendríamos los siguientes ejemplos:

Me alegro mucho de volver a verte.
Me lo dijo riéndose.
Tienes que decirme tu nueva dirección.
¡Déjame en paz!

Pero, como indica la Real Academia en su Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española, no siempre fue así:

«Por su calidad de inacentuados, estos pronombres van siempre inmediatos al verbo con estrecha unidad prosódica. Pero su posición antes o después del verbo ha variado y varía según las épocas y los autores. Nuestros clásicos los emplearon como enclíticos [pospuestos al verbo] con mayor frecuencia que los escritores de hoy, y hay regiones, como Galicia, Asturias y León, donde actualmente se usan también más como enclíticos que como proclíticos»

Esbozo..., p. 425

Por esta razón, a Rafael Ortega, como a nosotros, le resultan un tanto arcaicas las formas alegréme, notábanle o aparecióse. Arcaicas que no erróneas.

 


Arriba
| Al habla | Inicio de la sección |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | El trujamán |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 1999-. Reservados todos los derechos.