Centro Virtual Cervantes Actos culturalesPatrimonio nacional
Relojes Inicio de RelojesEnviar comentarios
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prólogo

«El Estado es indivisible y también lo es el
Patrimonio de la Corona.»

(Testamento de Felipe II)

La Corona de España, impulsora de las Bellas Artes, nos ha legado unas magníficas Colecciones que el Patrimonio Nacional conserva promoviendo su divulgación a todos los niveles.

Los Relojes, al igual que las demás Colecciones de la Corona, forman parte inseparable de la decoración de los Palacios y su estudio no puede estar nunca separado de los mismos ni de su historia.

El hecho cultural más importante es el conjunto indivisible de bienes que constituyen el Patrimonio National, principio elemental que resalta cuando, como en este caso y por su propia índole, se aborda un trabajo centrado en una sola Colección.

Los Reyes de España, tanto de la Casa de Austria como de la de Borbón, mostraron una gran afición por los relojes y en general por todo tipo de ingenios mecánicos, y este interés, por cierto compartido por el Rey Juan Carlos I, ha permitido que hoy podamos presentar en este Catálogo quinientas sesenta y cinco piezas de enorme valor histórico, técnico o artístico.

subir

 

 

La historia de la Colección, resumida en la introducción del Catálogo, nos habla de piezas que no han llegado a nuestros días y cuya permanencia hubiera formado un conjunto único en el mundo. La razón es conocida; ninguno de los palacios anteriores al siglo XVIII se ha librado de los incendios: El Pardo en 1604, El Escorial en 1671, y, sobre todo, el Alcázar de Madrid en la Nochebuena de 1734, infligieron a la Colección mayores pérdidas que el uso, los pillajes y los hechos de armas.

El reloj más antiguo de los que se conservan es el llamado «Candil de Felipe II», fechado en 1583, del Relojero Real Hans de Evalo; pero la mayor parte pertenece a los reinados de Carlos III y Carlos IV y son de procedencia francesa e inglesa. Sin la importancia de las grandes Fundaciones Reales para la producción de porcelana, cristal y tapices, como la Fábrica del Buen Retiro, la de Cristal de San Ildefonso y la Real Fábrica de Tapices, se creó en 1770 la Real Escuela de Relojería de la calle Fuencarral, alguno de cuyos trabajos forman parte de la Colección.

No quiero terminar este Prólogo sin hacer un breve apunte de la organización que en el Patrimonio Nacional cuida directamente la obra de arte y sin dejar constancia de la entrega y profesionalidad de las personas que se ocupan de ello.

Encuadrados en el Departamento de Bienes Muebles están los Servicios de Conservación e Investigación y el de Restauración, que dividen y complementan sus competencias formando equipos multidisciplinares. La catalogación de los fondos se lleva por criterios topográficos, con una clasificación de las cédulas de conservación por ficheros correspondientes a Palacios y Sitios Reales, y además por Colecciones, con una clasificación específica con el objeto de disponer de una cédula catalográfica completa e individualizada. Cada obra cuenta así con un completo expediente y con la documentación detallada de todas las operaciones practicadas a título de conservación, investigación y restauración.

La sección de Conservación y Restauración de Relojes y Autómatas está a cargo del autor de este Catálogo, Don José Ramón Colón de Carvajal. Figura sobradamente conocida en el mundo de la relojería, miembro de varias Asociaciones Internacionales, y, ante todo, un profesional vocacional que crea escuela en una actividad poco conocida, desde su amplia experiencia y demostradas aptitudes.

Manuel del Río Martínez
Secretario del Patrimonio Histórico


 

Arriba
| Exposición de Relojes |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | DidactiRed | El trujamán |

|
Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Patrimonio Nacional
© Instituto Cervantes (España), 1998-. Reservados todos los derechos.