Centro Virtual Cervantes

Actos culturalesNombres propios

Gabriel García Márquez

InicioEnviar comentarios



La soledad en García Márquez

«Ella se arrodilló frente al catre. El senador la siguió escrutando, pensativo, y mientras le zafaba los cordones se preguntó de cuál de los dos sería la mala suerte de aquel encuentro.
Eres una criatura —dijo.
No crea —dijo ella—. Voy a cumplir 19 en abril.
El senador se interesó:
¿Qué día?
El once —dijo ella.
El senador se sintió mejor. “Somos Aries”, dijo. Y agregó sonriendo:
Es el signo de la soledad.»

Gabriel García Márquez. «Muerte constante más allá del amor»,
en La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y
de su abuela desalmada
, Barcelona: Barral, 1972, p. 67.

«...el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.»

Gabriel García Márquez. Cien años de soledad,
Buenos Aires: Sudamericana, 1967, p. 174.


Subir


Acerca de la soledad en García Márquez

«Ni siquiera el personaje principal, el coronel Aureliano Buendía, llega a comprender que “el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”, porque es la voz del autor quien enuncia este comentario, y no el personaje (...) Acaso sea Amaranta quien ante la muerte realiza esa moderación de las expectativas y la templanza hacia sí misma (...) La ya inconmensurable comprensión de lo que es la soledad la lleva con tranquila disposición a aceptar el propio destino (p. 238 y ss.) ¿Nos hallamos ante una reminiscencia de Séneca? ¿O se trata acaso de esa sabiduría que sólo llega (y sólo tiene sentido) en la vejez?»

Gustav Siebenmann. «Fabulación sobre lo fabuloso. Acerca de
Gabriel García Márquez», en Ensayos de literatura
hispanoamericana
, Madrid: Taurus, 1988, p. 287.

«En la más famosa de las novelas hasta hoy escritas por Gabriel García Márquez, la soledad y la nostalgia son dos temas importantísimos, pero que actúan en forma diferente según se trate de los personajes masculinos o femeninos. En los hombres, la soledad y la nostalgia llegan de improviso con el amor, no así en el caso de las mujeres en que, sobre todo la soledad desempeña un papel mucho más complejo, un elemento constitutivo del juego (...) Los tipos de soledad entre los Buendía constituyen pues un sistema triangular bastante evidente.»

Alfredo Bryce Echenique. «Universo femenino o de nostalgia»,
en El Mundo, La Esfera, Madrid (18 julio 1992), p. 7.

 
Subir
| Obsesiones del autor |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | El trujamán |

| Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 2002-. Reservados todos los derechos.