Centro Virtual Cervantes

Actos culturalesPatrimonio Nacional

barra_separacion_hor.jpg (1801 bytes)
 

 

 

 

 

 

 

Características generales


Desarrollo de la Fábrica del Retiro
Marcas
Documentación
Condiciones para formar el establecimiento

 

Porcelana del Buen Retiro

Desde que Marco Polo trajo noticias de la porcelana china Ming, hasta los viajeros que recorrieron el Extremo Oriente a lo largo de la Edad Moderna trayendo curiosos objetos de porcelana, los occidentales trataron de imitar las porcelanas orientales de aspecto delicado y transparente. Europa inicia una lucha desenfrenada por conocer el secreto de la composición de estas piezas, fundar fábricas e iniciar una producción propia. Los intentos más célebres de fabricación de porcelana están en Florencia y Venecia durante el siglo XVI. En el XVII y el XVIII las lozas de Delft, Proven y Moustiers comienzan a imitar la decoración oriental. Sin embargo, las manufacturas europeas no han descubierto el elemento principal que otorga consistencia a las piezas: el caolín. Las mejores aproximaciones a los productos orientales se obtienen en las fábricas de Vincennes y Sèvres con las denominadas porcelanas tiernas (el término de porcelana tierna o blanda se aplica a los productos intermedios entre la loza y la porcelana auténtica, y son de tierra más o menos vitrificada con cubierta plúmbea y decoración policromada).

Fue Walter von Thirnhausen y Böttger quienes descubrieron en Alemania el secreto de la porcelana dura. El elector de Sajonia, Augusto II el Fuerte, llamará a Böttger a su lado para trabajar en la producción de la porcelana dura. El secreto consiste en mezclar caolín y petunsé, aplicando barniz antes de la cocción con el fin de lograr una cubierta brillante. La decoración se realiza bajo cubierta, pintando los motivos antes del barniz, y después se aplica una elevada temperatura con una reducida gama de colores. La decoración sobre cubierta permite una rica gama cromática, con un fuego más moderado en la cocción. Este descubrimiento fue el que dio lugar a la creación de la Fábrica de Meissen, primera manufactura europea que realizó piezas de pasta dura. La dirección de Meissen impuso a los trabajadores de los hornos el secreto más estricto sobre la composición de la nueva pasta, prohibiendo, incluso, la fuga de los operarios a otras fábricas. Sin embargo, algunos trabajadores se trasladaron a Francia, concretamente a Sèvres, donde introdujeron el secreto tan codiciado. A partir de la fábrica francesa, los componentes de la pasta dura se expandirán pronto por Europa, de forma que, a comienzos del siglo XIX, las fábricas de porcelana abandonan, definitivamente, la producción de la porcelana blanda.

La fundación de la Fábrica del Buen Retiro se encuadra dentro de las corrientes productoras europeas que acabamos de señalar y en el proyecto reformista de los Borbones del siglo XVIII español. Se pretende hacer una política artística desde el propio aparato estatal; para ello, la institución más importante que obliga a imponer una corriente determinada, ejerciendo un control sobre los artistas, será la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, inaugurada en 1752 a imitación de la Academia francesa de Luis XIV. La Academia intentará evitar que el arte se concentre en círculos provincianos, pretenderá un control sobre los gremios artesanales y procurará impulsar la investigación artística, haciendo hincapié en la regeneración del gusto de la nación mediante la supresión de las tendencias barrocas por el clasicismo. Estas iniciativas cuajan en la creación de las Reales Fábricas impulsadas por el propio Carlos III. La idea del monarca era concluir rápidamente el Palacio Nuevo de Madrid. La producción de las distintas fábricas se destina a decorar los Reales Sitios y a promocionar la industria suntuaria nacional, evitando la importación de espejos venecianos, porcelanas sajonas y gobelinos franceses. La necesidad de artesanos cualificados exigió la promoción de trabajadores y la aparición de tratados y publicaciones sobre las diferentes fábricas.

 

subir

Desarrollo de la Fábrica del Retiro

En 1760 Carlos III funda la Real Fábrica del Buen Retiro en Madrid, como prolongación de la napolitana de Capodimonte. El monarca hizo transportar, en tres embarcaciones, los instrumentos y la pasta preparada para producir porcelana. Asimismo vinieron a España la mayoría de los operarios de Capodimonte, de forma que los primeros años del Retiro constituyen una clara continuación del estilo italiano.

En primer lugar, se buscó un lugar idóneo para levantar la Fábrica, y se acabó eligiendo el Parque del Buen Retiro, cerca del Real Palacio, en el sitio en el que hoy día se encuentra el Ángel Caído. El edificio se empezó a construir en 1759, a las órdenes de Antonio de Borbón, y se terminó hacia 1760. La manufactura recibió el nombre de Real Fábrica de S.M. Católica, pero el pueblo de Madrid la llamó siempre La China, por la semejanza de sus productos con los del Lejano Oriente.

Dentro del Buen Retiro pueden distinguirse cuatro épocas: 1) 1760-1770, etapa de José Gricci; 2) 1770-1783, etapa de Carlos Scheppers; 3) 1783-1803, etapa de Carlos Scheppers y Felipe Gricci; 4) 1803-1808, etapa de Bartolomé Sureda. Antes de comenzar el análisis de cada una de las épocas, hay que señalar que no siempre resulta fácil la catalogación de una pieza en su momento correspondiente, debido a la utilización de las pastas y modelos italianos durante un largo período de tiempo, por lo que piezas realizadas en los primeros momentos pueden confundirse con otras de etapas posteriores. La imitación hasta la saciedad de los motivos pompeyanos y del estilo inglés de Wedgwood obliga a ampliar los márgenes de datación para las dos segundas etapas. El uso de los modelos y pastas del Retiro, por parte de la Fábrica de La Moncloa, hasta 1825, implica que muchas de las piezas realizadas durante la cuarta y última etapa sean consideradas como manufactura de la Real Fábrica de la Florida y viceversa. Finalmente, conviene indicar que el marcaje de las piezas del Retiro no aporta elementos decisivos a la hora de fijar el momento de un objeto ya que el símbolo adoptado —la flor de lis ya usada en Capodimonte— se utiliza en todas las etapas de la manufactura, por lo que únicamente obtendremos una pista segura si aparece el nombre del artífice inscrito en la pieza (ej.: la Sala de Porcelana de Aranjuez).

 

subir

1. Etapa de José Gricci, 1760-1770. Podemos denominarla como período italiano del Buen Retiro, debido al predominio de los obradores de Capodimonte. El director será José Gricci, que permanecerá al frente de la manufactura hasta su muerte; con él estarán modeladores como Basilio y Cayetano Fumo, los hermanos Bautista, los hermanos Scheppers y Salvador Nofri, entre otros. En un principio, la porcelana resultante es tierna al faltarle el caolín, vidriosa y con cubierta de gran brillo. Hay un predominio del blanco y de los tonos pálidos, aunque también se realizaron muchos bizcochos. Destacan las formas del barroco italiano, el predominio de los motivos chinescos y cortesanos y, sobre todo, los temas mitológicos. Dentro de este primer período señalamos las salas de porcelana de los palacios de Aranjuez y de Madrid (núms. 100 y 101, respectivamente), realizadas a imitación del italiano Palacio Porticci. Se trata de motivos dispuestos en torno a espejos con gran profusión decorativa: la Sala de Aranjuez se caracteriza por la decoración chinesca —una de las pocas piezas que aparece firmada y fechada, como luego veremos— y la de Madrid por la decoración neoclásica con motivos mitológicos, referentes a bacanales —Baco fue uno de los dioses preferidos a la hora de representar escenas mitológicas—. Pertenecen también a esta época los jarrones núms. 73 y 74, de nuevo con motivos dionisíacos. Destacan las composiciones de niños jugando, asunto muy relacionado con el rococó, y utilizado por José Gricci cuando estaba en Capodimonte. Éste es uno de los ejemplos de moldes utilizados veinte años después. Se recogen, también, algunos elementos europeos, como los candelabros Meissen de Aranjuez, los temas napolitanos plasmados en las alegorías del año, las artes liberales, etc. (jarrones del núm. 75 al 81). Precisamente estas piezas, junto con las núms. 82 y 83, podrían situarse, igualmente, a finales de la segunda época, pero la aparición de elementos napolitanos, la utilización del bronce y el tamaño tan diminuto de la flor de lis, muy parecido a los últimos tiempos de Capodimonte, permiten fechar las piezas en la primera época.

Uno de los talleres decisivos del Buen Retiro fue, sin duda, el de bronces. Son pocas las noticias conocidas sobre su composición y realizaciones fundamentales; sin embargo, sabemos que los maestros escultores y grabadores aplicaban el bronce a la porcelana desde 1764. Es común encontrar en las piezas del Retiro ambos elementos combinados, concretamente en los jarrones antes mencionados.

 

subir

2. Etapa de Carlos Scheppers, 1770-1780. A la muerte de José Gricci, la Fábrica del Retiro queda sumida en una profunda crisis económica. La solución está en poner al frente de la Fábrica a una persona que sanee su economía y enfoque la producción, no sólo para el abastecimiento real, sino para comercializarla de cara al gran público. Carlos Scheppers será el encargado de asumir la dirección, pero su gestión no resolverá el problema económico, que durará hasta la llegada de Bartolomé Sureda.

Durante la segunda etapa continúan haciéndose experimentos para descubrir el secreto de la porcelana dura, probándose la fórmula de Carlos Gricci de mezclar cristal de roca y tierra de Galapagar. Contribuyen, también, los descubrimientos de Libio y Cayetano Scheppers, abuelo y padre, respectivamente, de Carlos, quienes probaron experimentos en Capodimonte. La década de los 70 se cerrará con graves disputas entre las principales familias que regentan la Fábrica, y culminará con el fin del predominio italiano. Mientras tanto, se utilizarán elementos italianos, y solamente en los años 80 comenzará a introducirse el gusto pompeyano. Entre la primera y segunda época es difícil distinguir las piezas que corresponden a cada una de ellas, puesto que la diferencia fundamental estriba en los dos directores. Los moldes, los motivos y las personas, así como el promotor de la Fábrica, Carlos III, siguen siendo los mismos.

Algunos autores sitúan la Sala de Madrid en 1775, y los jarrones antes mencionados bien pudieron hacerse en este período.

 

subir

3. Etapa de Carlos Scheppers y Felipe Gricci, 1780-1803. El tercer período de la Fábrica corresponde a los tres últimos años de Carlos Scheppers, que muere en 1783, y al mandato de Felipe Gricci, que dura hasta la entrada de Bartolomé Sureda. En la década de los 80 se deja notar de forma más patente el cambio estilístico; aunque continúa la influencia italiana, se pueden apreciar otras corrientes, como la inglesa y sajona. A este respecto son muy importantes las imitaciones que se hacen de la porcelana inglesa de Wedgwood, cuyo ejemplo más grandioso se encuentra en la sala de placas de la Casa del Príncipe de El Escorial (núms. 102 a 137). Destacan también los jarrones núms. 87 a 93 y el gran reloj de Rivas, que se adornan conforme a este modelo decorativo. Interesante es el núm. 87, que está firmado por Felipe Gricci. Ocupan un lugar destacado los biscuit de porcelana (núms. 138 a 141) y los ramos de flores modeladas por los hermanos Bautista, que podemos contemplar en El Escorial y en los jarrones del Salón de Espejos de Madrid.

En 1788, y debido a la crisis económica tan grave que atraviesa la Fábrica, se abrió una tienda de venta al público en la calle del Turco (hoy Marqués de Cubas), pero la mala administración de Cristóbal Torrijos, intendente de la Fábrica y sucesor de Bonicelli, no logró arreglar la situación. Uno de los problemas más graves era la utilización de una pasta inadecuada para la fabricación de vajillas, más populares y fáciles de vender que los objetos suntuarios —jarrones— y los centros de mesa. Este motivo, junto con los conflictos levantados entre Felipe Gricci y Sebastián Scheppers, hicieron que Carlos IV enviase a Bartolomé Sureda a Sèvres para que estudiase allí.

 

subir

4. Etapa de Bartolomé Sureda, 1803-1808. En 1802 Bartolomé Sureda marchó a Francia para estudiar, junto a Brogniart, el secreto de la porcelana dura del Retiro. Cuando Sureda se pone al frente de la Fábrica, ésta comienza a realizar piezas de pasta dura: caolín y petunsé sacados del norte de la Huerta de Zabala, Galapagar y Colmenar Viejo. En este momento puede empezar a hablarse de porcelana de Madrid. Entre los objetos que se fabrican destacan las vajillas, los bizcochos y, sobre todo, la terminación de obras anteriores. Como obras de nuevo cuño figuran el dessert de Carlos IV y la reposición de las piezas de la vajilla de Carlos y Luisa (núms. 97 y 98). La dirección de Sureda se caracterizó por la modernización de los materiales y por la fabricación de lazos de uso ordinario. Asimismo, destaca la influencia de las corrientes francesas. Se plantea en este momento el mismo problema que hemos visto para datar piezas de los últimos momentos de Capodimonte y los primeros del Retiro; es decir, hay una serie de objetos fronterizos entre la época de Sureda y los inicios de La Moncloa, también llevada hasta 1820 por Sureda. Los moldes, pastas y modelos usados por la manufactura de la Florida entre 1818 y 1825, aproximadamente, fueron los restos salvados del saqueo e incendio del Retiro: tal es el caso de las piezas núms. 102 a 107, que pueden estar hechas, indistintamente, en cualquiera de estas etapas.

La Fábrica del Buen Retiro terminaría sus días con el saqueo de las tropas francesas en 1808, y el incendio de las instalaciones y el archivo, en 1812, por los ingleses. Esta manufactura tendrá su continuación, en 1818, en la Real Fábrica de la Moncloa, fundada por Fernando VII.

 

subir

Marcas

La marca que identifica la manufactura del Buen Retiro, usada ya por Capodimonte, es la flor de lis, inscrita en el reverso de las piezas, en azul, negro o verde. Seguidamente ofrecemos una relación de las inscripciones del Retiro que se encuentran en las piezas del Patrimonio Nacional.

También indicábamos antes la dificultad de datar las piezas sin una referencia concreta a los obradores de las mismas. Se conocen las marcas de Salvador Nofri (S.N.), Carlos Frate (C.Fra, C.F.), Felipe Fumo (F.F.), Basilio Fumo (B.F.) y las dos de Josep Gricci, en la Sala de Porcelana del Palacio de Aranjuez, y de Felipe Gricci, en el jarrón Nº 87. Asimismo reproducimos las iniciales de la Fábrica, usadas especialmente en tiempos de Carlos IV, que figuran en los jarrones del Salón de Espejos del Palacio Real de Madrid.

 

subir

Documentación

El incendio del archivo del Retiro ha supuesto graves dificultades para la investigación de la Fábrica. Conocemos las nóminas de 1764 y 1785, así como las relaciones de piezas publicadas por Pérez Villamil; también los dos legajos existentes en Simancas relativos a los años 1759, 1760 y 1797-99. Seguidamente ofrecemos los datos encontrados sobre la manufactura en el Archivo del Palacio Real de Madrid:

     A.G.P. Administraciones Patrimoniales. Cª  11753/82. 12 abril 1760.
«Los operarios de la fábrica del Buen Retiro dispondrán de todo lo necesario.»
«S.M. el Rey ha dispuesto que se destinen dos capellanes: uno con 500 ducados de vellón al año, y otro con 400. Se les dará habitación y celebrarán Misa diaria en el oratorio de la fábrica, aplicándolo por la intención del Rey, y acordando las horas con el director. El primer capellán sabrá italiano, administrará penitencia a los obradores, les explicará cristianismo en italiano y enseñara a los niños, dirigirá el rosario de acuerdo con el director y asistiendo todos los dependientes.»

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11754/22.
«Don Antonio Berger procurará hacer venir un hábil maestro para establecer una fábrica de porcelana al estilo de Sajonia. Incorporará tierra de Inglaterra, la de China, que resiste al fuego (en una sola fábrica habrá tres). Se harán toda clase de piezas. Los precios serán la mitad de lo que se vende en París.»

 

subir

Condiciones para formar el establecimiento

«1. Que se conceda el título de real con privilegio exclusivo en todo el Reino, libre de pagar contribuciones.
2. Se le dará un fondo de 40.000 pesos, terreno y casa con alojamiento para el director y sujeto que tenga cuenta y razón.
3. Sin tocar el fondo, se han de pagar gastos de venir a España del maestro y los doce oficiales.
4. De los 40.000 pesos se enviarán a Francia 120.000 reales de vellón para comprar materiales, barnices, colores e instrumentos.»

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11754/24.
«Habiendo llegado algunos operarios de Capodimonte, S.M. ordena que se les facilite el reconocimiento de sitios y terrenos oportunos para edificar la fábrica. El principal director —intendente— es Juan Thomás Bonicelli.»
«En noviembre de 1759 se entregan a José Gricci 300 doblones de oro para socorro de dependientes.»

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11754/27.
Nota de los individuos venidos de Nápoles a Buen Retiro (1759).

Cayetano Scheppers, primer compositor........ 1031 ducados.
Pablo Forni, sobrestante................................ 1020 ducados.
José Gricci, primer modelador....................... 1020 ducados.
Carlos Gricci, su hijo..................................... 1006 ducados.
Esteban Gricci, modelador.............................1015 ducados.
Cayetano Fumo, modelador.......................... 1008 ducados.
Basilio Fumo, modelador............................... 1008 ducados.
José Fumo, modelador..............................1005,50 ducados.
Carlos Fumo, modelador...........................1004,50 ducados.
José Santorum, modelador............................ 1008 ducados.
Juan Brescia, modelador............................... 1003 ducados.
Bautista, modelador...................................... 1012 ducados.
Antonio Morelly, modelador......................... 1006 ducados.
Salvador Nofri, modelador........................1007,50 ducados.
Phelipe Esplores, modelador..........................1006 ducados.
Ambrosio de Giorji, modelador......................1015 ducados.
Pedro Antonio de Giorji, modelador............. 1003 ducados.
Pablo Frate, modelador................................ 1001 ducados.

HORNEROS
Jenaro Bonicasa............................................ 1009 ducados.
Nicolás Racio........................................... 1007,50 ducados.
Pascual Rocco.......................................... 1005,50 ducados.
Juan Frate................................................. 1007,50 ducados.
Mateo Mayni............................................ 1006,50 ducados.
Giorchino Amable.......................................... 1006 ducados.
José Esclavo.................................................. 1006 ducados.
Antonio Aguaviva.......................................... 1006 ducados.
Baldo de Beneditis.................................... 1007,50 ducados.
Nicenzo Frate........................................... 1007,50 ducados.

MOLINEROS
Francisco Conte............................................. 1009 ducados.
Nicolás Conte................................................ 1006 ducados.
Angelo Lionelli............................................... 1006 ducados.
José Caramello.............................................. 1009 ducados.
Joaquín Pataroti, cortador de piedras duras.... 1006 ducados.
Pedro Chevalier, engastador de cajas.............. 10l6 ducados.

TIRADORES DE RUEDA
José Grossi.................................................... 1015 ducados.
Nicolás Botino............................................... 1005 ducados.
Juan Remisi, batidor de oro............................ 1013 ducados.

PINTORES
José de la Torre............................................. 1018 ducados.
Juan Bautista de la Torre................................ 1010 ducados.
Rafael Bautista de la Torre........................ 1010,50 ducados.
Fernando Sorrentini....................................... 1009 ducados.
Mariano Naní................................................ 1010 ducados.
Jenaro Boltri.................................................. 1005 ducados.
Nicolás Donadio............................................ 1006 ducados.
Antonio Provinciales...................................... 1004 ducados.
José del Coco............................................... 1004 ducados.
Carlos Remisi................................................ 1006 ducados.
Francisco Simini....................................... 1004,50 ducados.
Xavier Bracacio............................................ 1012 ducados.
José, esclavo negro....................................... 1006 ducados.
Francisco, esclavo negro............................... 1006 ducados.

 

subir

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11754/30.
«El 26 de diciembre de 1760 Bonicelli reconoció el molino de Bastán a un cuarto de legua más abajo del Real sitio de san Fernando. No aprobó el paraje por no tener aguas superiores más limpias. Reconoció el molino nuevo perteneciente a S.M. aprobando el lugar: los gastos de la composición del molino se harán a costa de la fábrica.»

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11754/44.
«13 de enero de 1789. El rey ha resuelto vender la china al público y pide a Domingo Bonicelli que examine dónde puede ubicarse. Se busca acomodo en la casa de la ermita de san Juan (Manuel Machuca lo habilitará).»

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11761.
Exp. 1
. Los dependientes de la real fábrica gozan de las medicinas del Real Sitio del Buen Retiro.
Exp. 18. La fábrica saca tierra de uno de los barrancos del real sitio (1789).

     A.G.P. Exp. personal Cª  107/33.
«Sebastián Bautista, maestro de flores y adornos de la fábrica de porcelana del Real Sitio del Buen Retiro. El 14 de abril de 1821 se pide que se le conceda la parte de sueldo que disfrutan todos los dependientes cesantes de este establecimiento.»

     A.G.P. Exp. personal Cª  1019/24.
«Relación de servicios de d. Bartolomé Sureda, director jubilado de la Real fábrica de loza de La Moncloa y cristales de san Ildefonso, hijo de Mateo y Bárbara. Natural y vecino de Palma de Mallorca, de estado casado y edad de 82 años.
—Real orden de 7 de octubre de 1796. Empleado en el gabinete de máquinas de Madrid. 6000 reales.»
—Oficio de 2 de marzo de 1799. Destinado al gabinete anterior, nuevamente, a las órdenes de Agustín Betanzos.
—Real orden de 28 de mayo de 1800. Comisión de pasar a París para adquirir conocimiento sobre la fabricación de la china. 12.000 reales.
—Real Orden de 15 de septiembre de 1801. Director general de labores en el Retiro. Establece la verdadera china y su pintado. 30.000 reales.
—Real orden de 4 de septiembre de 1804. Director en jefe del Buen Retiro. 40.000 reales.
—Certificación de 14 de julio de 1814. El secretario de la embajada española en Francia certifica que posteriormente de 1808 y destruida la fábrica, Sureda estuvo en París fiel al Rey.
—Real Orden de 16 de abril de 1817. Se le destina con los 2/3 del sueldo de 40.000 reales a las reales fábricas de hilados de Guadalajara. Realizó el hilado con máquina.
—Real Orden de 26 de marzo de 1821. Es director facultativo de La Moncloa.
—Real Decreto autógrafo de 20 de enero de 1822. Director jefe de la fábrica.
—Real Decreto de 14 de mayo de 1824. Director de cristales de La Granja.
—Real Orden de 13 de noviembre de 1829. Jubilación y retiro a Mallorca. 16.000 reales de pensión.

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  10933/4.
Ignacio de Uranga es director de pintura de la fábrica.

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11775/53.
Relación de los efectos entregados por D. Ventura Fontán, administrador del Retiro de loza blanca, loza pintada, china y cristal, en 1835.

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11769/41.
Relación de los efectos encontrados en la fábrica en julio de 1814. Es maquinaria.

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11766/13.
Inventario de los efectos existentes en la tienda de la calle Huertas en 1813.

     A.G.P. Admón. Patrim. Cª  11768/2.
Efectos encontrados en 1814 en el desmonte de la fábrica.

 

detalle.jpg (2370 bytes)

Arriba
| Porcelana del Buen Retiro |

| Portada del CVC |
| Obras de referencia | Actos culturales | Foros | Aula de lengua | Oteador |
| Rinconete | El trujamán |

|
Enviar comentarios |

Centro Virtual Cervantes
© Patrimonio Nacional
© Instituto Cervantes (España), 1998-. Reservados todos los derechos.